ACTIVIDADES CONTRA REACCIONES

21.04.2014 02:22

ACTIVIDADES CONTRA REACCIONES.


Dentro de la multiplicidad de vertientes que hay dentro del BDSM, creo que se pueden
distinguir dos grupos, tanto en los sumisos como en las dominantes.

Las personas que se orientan hacia las actividades (me encanta azotar/que me
azoten) y las otras que se orientan hacia las reacciones (me encanta ver ese
brillo en sus ojos).

Sin hacer ningún tipo de juicio sobre si una es o no mejor que la otra, creo
que es dificil congeniar si ambas partes no pertenecen al mismo grupo.

Pongamos por ejemplo un sumiso fetichista (que también podríamos discutir si un
fetichista es realmente sumiso, pero ese ya es otro tema). Un fetichista de las
botas por ejemplo? Bien. El ama las botas. Largas. Negras. De cuero. Cuán
importante es la dama que las lleva puestas? Pues no lo sé. Realmente no lo sé,
y supongo que dependiendo del fetichista eso variará. Pero está claro que la
importancia de la dómina no es total, y que la misma dómina sin botas (por lo
menos en principio) no surtiría el mismo efecto en esa persona.

Ahora pongamos por ejemplo una dómina a la que le encanta azotar. Ver como el
culo de la víctima va cambiando de color. Cuán importante es para dómina a
quien pertenece ese culo? Cuan importante es si el sumiso lo detesta o adora
que le azoten?Tampoco lo se. El caso es que el placer de ella se obtiene por el
hecho de azotar, sin dependencia (o con poca dependencia) de a quien y de las
reacciones que tiene esa persona.

Ahora veamos al otro grupo. El de los sumisos que vibran viendo el placer en
los ojos de su ama. Por supuesto que también tienen preferencias en cuanto a
las actividades, algunas les gustan más que otras, de eso no hay duda. Algunas
les desagradan. Pero el motor de su placer no es ese. Es la reacción de la
dómina. Cuanto placer son capaces de ver que ella siente.

Y también de las dóminas. Aquí seguro que hay vertientes. Pero en todos los casos
supongo que estas dóminas buscaran encontrar determinadas reacciones. En el
caso de las demás no lo sé, pero en mi caso a mi me gusta ver esa mirada
diáfana y confiada que puede verse en un sumiso que está en mis manos. Me gusta
ver la docilidad y el respeto que provienen desde su interior, y no desde las
formas o protocolos. Me gusta verlo desamparado. Me gusta verlo dudar, me gusta
verlo confundido. Esas reacciones son las que busco, y puede que las encuentre
con diferentes actividades. Y eso es variable de un sumiso a otro. Por supuesto
que hay actividades que me gustan más que otras, y por supuesto que no haré
actividades que no me gusten. Pero aún así, haré las cosas que lleven al sumiso
a que me muestre las reacciones que me gusta ver.

Porque de esto se trata. Encontrar lo que queremos encontrar, las formas son
secundarias.

Insisto sobre un punto que es recurrente, pero que me parece fundamental. En
una relación dom-sub, ambas partes tienen que obtener placer, cada uno a su
manera. Por eso creo que si un sumiso busca un buen par de botas, y una dómina
busca una mirada de entrega (o al revés), las posibilidades de que la relación
prospere, son bajas.


FUENTE: http://dominacion.blogspot.com/