ADIESTRAMIENTO (y 2)

17.04.2014 19:35

ENTRENAMIENTO SEXUAL.

La relación sexual entre un Amo y una esclava es diferente
de la mayoría de otras relaciones sexuales. En una relación sana y
satisfactoria entre Amo y esclava, ambas partes alcanzan el placer más grande
con la excitación del Amo y su forma de satisfacerla.


Su interacción puede ser muy íntima y cariñosa, pero no se basa en la igualdad o la
reciprocidad de las acciones. Establece esto con tu esclava desde el principio.
Asegúrate de que entiende que su satisfacción sexual no es  un
"derecho" sino un privilegio, y que en todo caso no es para su placer
sino para el tuyo. Esto no es ninguna idea ajena para la esclava, y en la
mayoría de los casos, darte placer es el mayor deseo de tu esclava.

Sin embargo, es sabio establecer esta idea como base para ambos y para el encuentro con la esclava.
No permitas que piense sobre sus propias necesidades  de satisfacción,
sino que debes tomar el control de esas necesidades y no permitas que manipule
este tema. Dale la satisfacción con tanta abundancia como sean los méritos de
su comportamiento. No dejes que se sienta frustrada de tal forma que comprometa
la relación o la sumisión.

En la etapa de negociación de la relación con la esclava, clarifica cuándo y bajo qué
circunstancias  podrá rechazar el servicio sexual (es decir enfermedad,
etc.) Determina también, la forma en que te lo comunicará. Una esclava debe
pedir  permiso de ser relevada  de este deber (o de cualquier otro,
en esa materia) y nunca simplemente darlo por hecho. La esclava debe entender
que  puede ser reclamada para realizar actos sexuales nuevos  o
posiblemente incómodos, pero  debe tener la tranquilidad de que tu
intención no es dañarla físicamente o emocionalmente.

Aunque el "sexo a petición" parece absolutamente natural en una relación
Amo/esclava, plantea algunas cuestiones. No confundas las palabras
"control" y "fuerza." La violación es un tema del campo de
las fantasías y nunca es correcta en un Amo. Incluso si tu esclava ha convenido
de antemano que no le está permitido rechazarte, forzarla es violación, y la
violación es siempre un crimen.  BDSM es una práctica consensual. La
violación de alguien que confía en ti, no te hace Amo - te hace un criminal, y
una esclava que es víctima de una violación debe dejar la relación y realizar
las demandas legales que crea oportunas.
 



  • Nota: En mi experiencia en
              la comunidad de BDSM he encontrado  muchos, casos de sumisas/esclavas
              que han sido objeto de abuso sexual de niños o de adultos. Si has recibido
              abusos, cerciórate de que cada uno de tus parejas esté enterada antes de
              comenzar una relación. Mientras que muchas sobrevivientes del abuso se han
              ocupado de su dolor emocional  y se incorporan al  BDSM de forma
              legítima, muchas entran en este mundo sin haber resuelto esta cuestión.
              Para éstas, el BDSM puede convertirse en una mala experiencia y puede
              exacerbar sus problemas emocionales. Es imprudente e injusto utilizar el
              BDSM como terapia, o como método "transitorio" de ocuparse
              de  un trauma emocional. Tu Amo no es tu terapeuta, y la comunidad
              BDSM no es "grupo de terapia" .


Con  toda probabilidad, tu esclava cuando se te entrega,  habrá tenido ya varios encuentros
sexuales y tendrá un método relativamente  "estándar" de
acercamiento a ellos. Por esa razón, necesitarás adaptarla a tus deseos
específicos, esas cosas que encuentras más agradables, y aquellas que
encuentras desagradables. Ambos, tú y ella debéis pensar en esta relación como
la primera - y asumir la necesidad de entrenamiento tanto en en este área como
en cualquier otra. Afortunadamente, el entrenamiento de la sexualidad es absolutamente
agradable para el Amo, y hay pocos problemas sobre la programación de sesiones
para esta  "práctica". Desafortunadamente, cuando está excitado
sexualmente, es menos probable que un Amo piense en los detalles de qué hace su
esclava y más inclinado a volar lejos en ese momento.

En cada momento, intenta "desde la distancia", qué es lo que está sucediendo con el
entrenamiento de tu esclava. Puede o no puedes perder tu erección, pero eso es
algo poco importante a la hora del entrenamiento. Enséñale a tu esclava
exactamente cómo quieres que use su cuerpo, sus manos, su boca. Enséñale cómo
colocarse para tener un acceso más fácil hacia ella. Puede que quieras
enseñarle también como responder. En algunos casos las respuestas naturales de
la esclava deben ser calmadas, en otros casos necesitará trabajar mucho para
dejarse ir, y en todo caso debe saber qué nivel de respuesta es el más
agradable para ti - aunque una esclava nunca debe "falsificar" una
respuesta.  Descubre cómo reacciona tu esclava, y realza sus reacciones
para satisfacer tus necesidades.



  • Compra un dildo que se aproxime en tamaño y  forma a tu propio pene, para que la esclava
    pueda realizar prácticas de técnicas orales. (Mirándola hacer esto, podrás
    conocer cómo lo hace, marcar normas o estimularla).

  • Utiliza también un dildo para la penetración. Colócalo como estaría si estuviera unido a ti,

              para que la esclava pueda aprender las posiciones más eficaces y cómo asumirlas
              rápidamente, para no entorpecer en momento importantes. 


  • Enséñale a tu esclava cómo mantenerse centrada en ti, más que perdida en su propia excitación.
    Estimúlala si  notas que  su funcionamiento está llegando a ser más técnico que apasionado, y

              cesa el estímulo si su pasión hace que se olvide de la técnica. 


  • Asígnale tareas a la esclava para prepararse. Hay muchos libros y sitios Web que se refieren a

             técnicas sexuales. La esclava debe consultarlos. Mándale hacer una investigación de
             un tema en particular y después que demuestre que ha aprendido.


  • La "crítica" hacia la persona no es buena. A menos que  poseas una esclava que le guste

             este tipo de diálogo, es más productiva la  "crítica" del funcionamiento de una esclava, que la

             crítica sobre ella misma. Pero no te asustes de la crítica. Es justa la crítica hacia la persona

             antes que permitir que la esclava  continúe haciendo algo que a ti no te gusta,

             para ahorrarle sensaciones incómodas, ya que ella no deseará esto tampoco.
    


Orgasmo con  permiso:

Es bastante normal dentro de la comunidad BDSM esperar que una esclava pida  permiso para
tener un orgasmo. Esto recuerda a la esclava que incluso en los momentos de
placer más grandes, su sexualidad pertenece a su Amo y no cuando ella
determine.



  • Tu esclava debe pedirlo con frases completas y en  voz lo suficientemente alta para que se la
    oiga. El acto de elaborar una frase y de plantear la pregunta refuerza que
    su placer está sujeto a los caprichos de su Amo. (He encontrado a mujeres
    que " pierden la capacidad " de hablar en ciertas situaciones
    sexuales. Una esclava puede generalmente superar esta inhabilidad
    cuando  desea un orgasmo con fuerza- sin embargo, si una esclava es
    honesta y no puede articular palabras, busca una señal que te avise de lo
    que desea. La señal debe ser lo suficientemente enérgica como lo sería una
    frase. El levantar un dedo no es hacer una petición).

  • No  exageres. Habrá épocas en las que desearás agotar a tu esclava con orgasmos, pero también
    de vez en cuando puedes negárselos. Una esclava sexualmente estimulada, es
    una criatura más atenta y más sumisa. Enseña a tu esclava que la
    excitación no es lo mismo que el orgasmo.

  • En las primeras épocas de entrenamiento, tu esclava puede incurrir en equivocaciones. Idea un método para castigar a tu esclava si orgasmea sin permiso. El castigo corporal no
    es una buena opción aquí. Al azotar a tu esclava durante momentos de
    excitación, la estás entrenando para asociar dolor y placer - algo que
    puedes desear enseñarla, pero no en esta situación. Puedes pasar 24 horas
    estimulando a la  esclava hasta el punto del orgasmo sin permitirle
    que orgasme. Exprésale verbalmente tu decepción. Encuentra un castigo que
    sea bueno para ambos, y haz que cumpla las reglas en todos los casos.

Orgasmo a petición:

Muchas esclavas se pueden  entrenar para obtener el orgasmo a petición de su Amo - con una
palabra o gesto. El método de entrenamiento es absolutamente simple, pero
normalmente lleva varios meses de práctica para que la esclava alcance su meta.
(no todas las esclavas son capaces de esto - es más fácil conseguirlo con las
que tienen orgasmos múltiples. Esta clase de entrenamiento es " más una
diversión"  que un componente necesario del servicio de una esclava.)



  • Comienza primero por el entrenamiento de la  esclava para que alcance el orgasmo cuando se lo
    solicites en situaciones sexuales. Cuando hayas dominado completamente su
    entrenamiento en este área, comienza a estimularla en  situaciones
    que no son sexuales (es decir conduciendo el coche, etc.). Manipúlala con
    la mano hasta que ella te pide orgasmar, e inicialmente, permite que lo
    haga todas las veces. 

  • Después de una época, espera de varios segundos a un minuto antes de darle permiso para orgasmar.
    continúa el estímulo durante ese tiempo, y después dale permiso. 

  • Cuando veas que ha logrado esta espera, niégale el permiso para orgasmar y retira tu mano. Mezcla
    esto con otorgarle permiso  o negárselo y continuar con el estímulo. 

  • Después, ordénale orgasmar de forma inmediata después de separar tu mano. En ese punto, ella estará orgasmeando sin contacto directo. Alarga el espacio de tiempo entre la
    estimulación por contacto y el orgasmo de la esclava.

  • Puedes ordenarle orgasmar un rato después de que el estímulo haya cesado. Después puedes ordenarla orgasmar antes que la estimules (si esto no funciona, repite los pasos e
    inténtalo de nuevo) una esclava entrenada para orgasmar con una orden
    puede alcanzar el orgasmo en cualquier momento y en cualquier lugar y
    puede estar incluso caminando calle abajo sin perder el paso durante el orgasmo.


Iniciación del sexo:

En la mayoría de los casos, es inadecuado iniciar a una esclava en el sexo por métodos
tradicionales. Le dará idea de que está en situación de igualdad contigo en
este área.  Sin embargo, una esclava tiene deseos físicos como cualquier
persona, es una buena idea hablar con ella sobre cómo debe mostrar esos deseos.
Le he puesto a mi esclava tres posiciones que puede asumir sin ordenárselo para

indicarme que tiene deseo de sexo.

Las tres posiciones la exhiben de tal manera que está realizando una invitación, que
puede o no ser aceptad. Dos de las posiciones exhiben sus órganos genitales,
forzándola a abrirlos y ofrecerlos. El tercero es una exhibición de su boca
abierta, que indica su deseo de servirme oralmente.

Insiste en el uso de estas posiciones (o cualquier otras que  puedas idear) o haz que 
"pida" sexo de una manera no tradicional.  Las esclavas no deben
estar "cómodas" con los gestos;  puede ser difícil que se expongan
de este modo.  Sin embargo, eso es ACEPTABLE;  no ordenes estas
posturas para realizar la petición y después  permitas que no haga caso de
ellas. 


Relaciones Múltiples:

Lo que desees en el caso de terceras personas dentro de la relación Amo/esclava, debes acordarlo
en todos los aspectos con la esclava antes incluso de empezar cualquier
entrenamiento.  Si existe la posibilidad  de que tú estés con otra
persona (o de que vas a pedirla estar con otra),  tu esclava debe saberlo.
Incluso si está de acuerdo, no esperes que las relaciones múltiples sean
fáciles. Tu esclava necesitará sentirse absolutamente segura durante el
encuentro con terceras personas.  Debes estar dispuesto a encontrar una
manera de asegurarla que la relación sigue siendo la misma, y al mismo tiempo,
sigue manteniéndote firme en este aspecto de la relación. En mi caso he
convenido y sigo y confío firmemente en mi opción para buscar y para tener
encuentro sexual con otras mujeres.  Mi esclava ha asumido e intenta
superar esto, pero a menudo lucha contra ello, simplemente porque necesita
sentirse segura de mi dedicación a ella en esos momentos. Los deberes sexuales
de mi esclava son para mí solamente, y no tiene permiso para tener ningún tipo
de escena sexual  con otras personas sin mi permiso. Mi esclava obedece esta
orden.

Como Amo, tengo mis propios límites, y por ahora no incluyen la monogamia. Mi opción personal
ha sido siempre informar a mi esclava de cualquier encuentro sexual próximo e
incluirla en ellos, pero ella sabe que no es algo con lo que deba contar o que lo
considere un derecho. 

Ofrécela tu ayuda emocional en lo que puedas.  Haz un esfuerzo adicional si es necesario. Tú
eres responsable de su bienestar emocional, pero al mismo tiempo anímala a que
entienda su papel. Permite que te ayude en la preparación del encuentro,
preparándote el baño, preparando la casa, preparando la comida. Si es posible,
haz que tu esclava atienda a tu huésped de forma similar, preparándola para
ti.  Esto puede ser difícil para la esclava, pero  tendrás tiempo
durante la preparación para tranquilizarla y dejarla ver cuánto significa su
ayuda para ti.

 

Entrenamiento ANAL.

Es necesario decir que esto no es para todos. Algunas
personas encuentran el juego anal desagradable. Algunos lo consideran
extremadamente morboso. pero no es algo necesario en el entrenamiento de una
esclava, más que cualquier otra de las secciones de esta guía. En última
instancia tú  debes decidir que es lo correcto para ti y tu esclava y
determinar el curso del entrenamiento.


En segundo lugar, (y esto es  evidente). Hazlo son SEGURIDAD. (como en cualquier otro área
de BDSM, una sumisa que siente que la están tratando sin la suficiente
precaución para su seguridad debe parar y salir inmediatamente de esta
situación.)

No utilices en el entrenamiento anal objetos que no hayan sido diseñados para esta finalidad.
Usar artículos caseros,  productos alimenticios, etc. es peligroso. (los
buenos almacenes de juguetes para adultos tienen una gran selección de
productos para el juego anal).  

Tómalo con calma. ¿(Recuerda la advertencia de Juan Cleese en el significado de la vida,
"¿debes precipitarte con el clítoris?, ¿has oído hablar del juego delantero? " .

Paciencia . Esto es un ejercicio con mucha carga emocional  para mucha gente.

Las esclavas que  desconocen el juego anal deben ser tratadas con mucha precaución
emocional y una cierta compasión. Con el tiempo no serán necesarias tantas
precauciones, cuando la esclava sabe que  éste será un componente de su
vida, y esta familiaridad la hará ir superando las sensaciones de vulnerabilidad y vergüenza. 

Cuando  mi esclava se me entregó, ya había experimentado el juego anal en varias ocasiones
anteriormente, pero no había superado ( y aún no lo ha hecho), las sensaciones
de vulnerabilidad, vergüenza y mortificación asociadas al proceso de  este
entrenamiento. Esto es una gran herramienta en todo caso. El juego anal se
puede utilizar como castigo, como humillación, o simplemente como método para
recordarle mi control sobre ella. Para la esclava que ha superado los condicionamientos
sociales basados en la culpabilidad y la vergüenza, los efectos emocionales
serán menos evidentes. 

En el caso del entrenamiento anal, algunos efectos emocionales son deseables. Puedes
regocijarte a menudo viendo como tu esclava pide ser usada analmente , y
sentirse sin embargo avergonzado por ello. El entrenamiento anal no debe ser
tan frecuente que la esclava llegue a sentirse cómoda con esta parte de sus
deberes. Es un fino equilibrio, y debes juzgar la sumisión y la salud mental de
tu esclava antes de explorar este área de entrenamiento. En el curso de la
relación, se supone que la esclava conoce el tema y tendréis bastante confianza
entre vosotros, si no es así, deberás ganar esa confianza antes de comenzar con
este entrenamiento.


Comenzar el entrenamiento de la esclava:

Primero, aumenta la "exposición" de la esclava. Debe aprender que este área de su
cuerpo no está fuera de los límites de su AMO, en ningún momento. Esto se puede
lograr de muchas maneras, simplemente con tocar y mirar. Cualquier método que
elijas debe incluir de alguna manera la atención de la sumisa en lo que ella
está haciendo (exhibir el área más privada de su cuerpo) y el porqué  lo
está haciendo (por qué debe poner todo a disposición del capricho de su AMO).
Ordena a la esclava centrarse en ambas cosas simultáneamente. 

Aquí están algunas sugerencias para la esclava principiante:

Haz que tu esclava asuma la posición de revisión rodillas cerradas, sobre algún mueble o la cama,
(esto posición es mejor que la postura de exhibición con las rodillas
abiertas). En esta posición tu esclava sabe que tú estás detrás de ella y que la estás mirando.  

Mantén a la esclava en  esta posición durante un rato. Si  te parece demasiado
cómoda cuando hablas con ella, mantente silencioso, y viceversa si está más
cómoda con el silencio.  

En un cierto momento durante la estancia en esa posición, le debes ordenar que utilice las
manos para separar las nalgas.  Dependiendo de la estado mental de la
esclava  puedes animarla suavemente, o insistir de forma áspera en que necesitas una "visión mejor"

Busca otras ocasiones de aumentar la "exposición" de la esclava, tal como
inspecciones al azar solamente de esa parte del cuerpo; mirando a la esclava
mientras se baña u observándola mientras utiliza el baño, agregando el
entrenamiento anal al castigo o a los actos sexuales (es decir teniendo que
permanecer abierta mientras que  está quieta en la esquina de la
habitación o mientras que  la estás utilizando desde atrás), o incluir
rituales de limpieza en sus deberes.

El primer acto de "inserción" debe ser con un dedo lubricado cubierto con un condon.
Incluso si tu esclava está familiarizada con el juego anal, empieza de esta
manera.  

Una posición eficaz para este acercamiento es poner a la esclava sobre tus rodilla como si
fueras a azotarla. Esta posición es muy íntima, el contacto corporal y la
proximidad sirven para hacer el acto más conmovedor y profundo.  

Mira la cara de la  esclava (Puedes tener que insistirla en que vuelva su cabeza para
poder verla) para ver  sus reacciones mientras la examinas. ¿Siente dolor
físico? ¿hay alguna señal de alarma emocional? ¿El malestar es mayor del que
puede asumir o es exactamente el que deseas que sienta?.

Si gozas con la humillación, sugiérele un enema la próxima vez. (No lo hagas sin embargo, 
si es la primera experiencia de la esclava... "no juegues" aplicándole este tipo de acciones vergonzosas en la etapa inicial de entrenamiento).

Si tu meta es aumentar la capacidad de la esclava para el servicio sexual, mantén el dedo y
haz que apriete y relaje los músculos, o anímala simplemente hasta que sienta
que se relaja mientras lo mueves adentro y afuera.


Uso de Tapones Anales:

Tu colección de tapones anales deben ser de un mínimo de tres tamaños; pequeño, mediano y
grande (estos tamaños deben estar en función de la esclava, no de los que haya
disponible en el mercado).  Obviamente debes comenzar con el tamaño más
pequeño y hacer que le resulte cómodo.

La esclava debe aprender a mantener los tapones dentro, y a moverse sin que se escurran. Es
necesaria la lubricación, pero no en exceso,  sino será imposible moverse
y conservarlo dentro, sobre todo si es pequeño.

Si has puesto el lubricante adecuado, la esclava debe ser reprendida y castigada si el tapón se
escurre fuera. Pasa al tamaño siguiente si la debilidad muscular parece
imposible de superar.

Debes requerir que tu esclava vaya usando los tapones por períodos de tiempo cada vez más largos,
hasta asegurarte que se acostumbra al tapón. En ese momento, pasa a un tapón
más grande y comienza de nuevo el proceso.

La esclava que lleva un tapón anal es raro que esté lo suficientemente cómoda como para
"olvidarse" de que lo lleva puesto, ( si se siente cómoda, será el
momento de pasar a un tamaño superior). El conocimiento constante, la sensación
de sentirse abierta, y el saber que están controlando  como lleva sus
deberes es un método efectivo de mantener a la esclava en el "slavespace o
espacio de la esclava"; la hará sentirse impotente ante su posición, y la
sensación de subordinación está prácticamente garantizada. 


Entrenamiento de comportamiento en publico.

Una esclava debe recordar su estatus en situaciones amistosas de BDSM y en situaciones
convencionales, en  público. Hay diferencias obvias entre los dos, y es
importante que  informes a tu esclava del comportamiento previsto en cada
caso. Recordar su lugar fuera de los límites privados permite que la esclava
conserve el "espacio" y le da la oportunidad de expresar su respeto
por ti en diferentes circunstancias. También le recuerda que tú sigues siendo
el Amo - merecedor de su servicio, pero responsable de su comportamiento
también. Ambos debéis recordar que su comportamiento refleja su entrenamiento.
Ella debe saber  cómo otras personas  perciben  a su Amo.

En cualquier lugar público, la esclava debe procurar mirar con discreción, vistiendo y
comportándose según tus deseos. Muchos Amos permiten solamente que sus esclavas
usen ciertos vestidos, o  ropa de un determinado estilo que sea de su
agrado. Si esto es importante para ti, en un momento determinado, mira su
armario con ella, separando las ropas que  se le permite usar mientras
está contigo, va a trabajar o cuando está sola.


En lugares  BDSM-Amistosos

Sin importar donde estés, la atención de tu esclava debe estar siempre a tu servicio  antes
que a cualquier otra cosa . Debe estar atenta de que estés cómodo. Es 
apropiado que la esclava se arrodille a tus pies, a menos que le ordenes hacer
otra cosa.  Si el arrodillarse no es práctico,  debe estar quieta
hasta que le mandes algo diferente. Tu esclava no  debe nunca
"asumir" que puede usar las sillas de un club o los muebles de un
amigo. El que se olvide de su status no debe ser tolerado. Si deseas que tu
esclava se siente a tu lado, ordénele que lo haga. De antemano debes decirle si
le está permitido usar muebles.

Una esclava no debe iniciar la conversación, sino debe contestar a cualquier pregunta
apropiada o comentario dirigido a ella, especialmente si la pregunta viene de
un Dominante. Sus respuestas deben ser corteses y breves, y  no debe
ofrecer más información de la que se le pide. La esclava debe mirar fijamente a
quien le habla, y hacer el esfuerzo de escuchar la conversación tanto si se
refiere a ella como si no. Si la esclava está intranquila, nerviosa o agitada,
debes excusarte cortésmente, alejarla del grupo y reprenderla de manera que no
interrumpáis al resto de la gente. El comportamiento  en público 
nunca debe crear una situación en la cual una esclava sea objeto de atención, para
bien o para mal.

Debe pedir permiso y esperar a que se lo concedas antes de separarse de tu lado (por ejemplo para
ir al baño, etc.). si no le has prohibido esa libertad de movimiento, debe
hacerlo rápidamente y volver. Si  necesita irte, o deseas dejar tu esclava 
mientras  haces alguna cosa algo más, es importante asegurarse de que ella
no se queda en una situación vulnerable. Comprueba cómo está a menudo, para
supervisar no sólo su comportamiento, sino para ver si algún otro se le acerca
o está siendo acosada. Debes sentirte libre de comportarte de cualquier manera
que creas conveniente en público, y no debes sentirte conducirse de cualquier
manera que usted vea ajuste en público, y no debe sentirse
"rehén"  de tu esclava - sin embargo, no es elegante permitir que
te acompañe a alguna parte y después ignorarla. Si crees que tus actos no van a
permitirte prestarle la mínima atención, mejor déjala en casa.

(Recientemente, mi esclava y yo encontramos a un conocido en un club. Nos saludó y nos comentó
cuánto había gozado con nuestra escena, y después empezó a  comentar lo
que le gustaba el comportamiento y el cuerpo de mi esclava. Más adelante, mi
esclava me dijo que eso la había hecho sentirse incómoda- no porque el
dominante la elogiara- sino porque el  dominante se había estado
preparando para una escena, y se había interrumpido para hablar con nosotros.
Su sumisa la había quitado la ropa y estaba parada esperándolo cuando él se
dirigió a mi esclava para comentar sus cualidades. Mi esclava estaba
desconcertada por la suya y me dijo que no le parecería apropiado escuchar mis
elogios hacia otra mujer antes de una escena, ella cree que se hubiera
arruinado la escena y se habría sentido terriblemente herida. Eso es así,
aunque tu esclava está allí para servirte, confía en ti para ayudarla en esta
situación y para reforzar su confianza en sí misma).

Aunque la comunidad de BDSM  parece a menudo estar en conflicto en cuanto a qué
formas de trato son las apropiadas, es siempre sabio que una esclava se dirija
a un superior como "Señor" o "maestro".  Si el dominante prefiere otra forma de trato, debe informar a su esclava de lo que desea. he oído a menudo a gente decir que el título de Señor o Maestro se debe
ganar, puesto que los títulos de amo o ama pertenecen sólo al dueño/a del/la
esclavo/a. Esta idea tiene buenas intenciones - de proteger a las sumisas
nuevas y de recordarla a ella (y a todos nosotros) que la escena debe ser
consensual. Sin embargo, tales títulos inofensivos se utilizan en la sociedad
para denotar el estado de una persona, y nada se debe esperar en una comunidad
que tiene una  estructura jerárquica. El "señor" y "Maestro" no son los títulos que necesitan ser ganados - ni deben ser mantenidos si una persona demuestra ser indigno de ellos.

un comportamiento inadecuado en un ambiente de escena-amistoso no puede ser tolerado. Se puede castigar a la esclava en público, pero el mejor castigo para una esclava ingobernable es
mandarla al coche el resto de la tarde, reservando el castigo físico para casa.
Al igual que en todos los casos de castigo, una esclava no debe esperar que el
castigo por su mal comportamiento sea un espectáculo.


En lugares Convencionales.

El uso de un título en lugares convencionales puede ser apropiado Mi esclava me llama
"sir" no importa dónde estemos, a menos que el uso del título
ofendiera a alguien o les animara a hacer preguntas para las cuales realmente
no desean respuestas.

En la mayoría de los casos, una esclava puede mostrarse discreta para demostrarte respeto de
forma obvia para ti, pero invisible para el resto del mundo. Ella puede poner
cuidado en la conversación, centrar su atención en ti, estar preparada para
servirte en cosas sin importancia, caminar detrás de ti, o cuidar de que sus
labios y piernas se abran levemente.

Como en todas las situaciones convencionales, es injusto que los que os rodean tengan que conocer
vuestra relación.

Sin embargo, si ves que tu esclava se comporta incorrectamente en una situación convencional,
debes reprenderla en toro momento más conveniente. Recuérdale que no importa
dónde estés, debe hacer el esfuerzo  de seguir comportándose como tu
esclava y no desconcertarte.  A veces el desconcierto de un amo se castiga
en público. (véanse las ideas para el castigo).
 
 

Entrenamiento de la voz.

El entrenamiento de la voz es un área de comportamiento a
tratar,  como cualquier otro aspecto del entrenamiento de la esclava. La
literatura popular sobre  el tema sugiere que el entrenamiento de la voz
sea un área "más avanzada" de entrenamiento, en la cual la esclava
puede incluso aprender otras idiomas, para ser utilizada en los negocios de su
dueño.

Mientras que puede ser verdad que un grupo de élite de Amos y  poseer múltiples esclavas, y
cada una entrenado y especializado en un área (economía doméstica, sexualidad,
negocios), la mayoría de nosotros posee  una o dos esclavas cuyas
habilidades deben ser diversificadas. Esta sección discutirá el entrenamiento
de la voz para la esclava típica, y lo qué significa de forma cotidiana en una
relación de 24/7.

Con nuestras voces, la mayoría de nosotros nos sentimos cómodos para expresas felicidad,
desprecio, tristeza, petulancia, irritación, miedo y una gama entera de
emociones. Los tonos de nuestra voz subrayan las miradas de nuestra cara y los
movimientos de nuestro cuerpo. Las palabras que utilizamos refuerzan los
pensamientos y las emociones que nos guían. La voz de una esclava, como todo
sobre en  una esclava, la voz es algo que debe ser agradable al amo, y su
uso es parte de su entrenamiento.

Las esclavas deben aprender que mientras que pueden tener cosas muy importantes que decir, o
pedir, o incluso enseñar, el uso de su voz es un privilegio que se le puede
denegar en cualquier momento. Si se utiliza correctamente, la esclava debe ser
recompensada con la capacidad continuada de hablar; si se utiliza
incorrectamente, se le debe negar ese privilegio.

La voz de la esclava debe entrenarse correctamente para hacer expresar una observación,
hacer una pregunta, u ofrecer una idea que exprese sus propias necesidades o
deseos. La esclava puede tenerlo, pero debe aprender a hablar de manera
adecuada.

Los fundamentos del entrenamiento de la voz comienzan  enseñando a tu esclava a referirse
a su Amo por el nombre que él desea.. Aunque es parte  del respeto que un
Amo merece,  puedes estar  seguro que cada vez que tu esclava dice
"Amo" o "Señor" ella no está considerando profundamente su
nivel de respeto hacia ti.. Ella ha aprendido a integrar tu "título"
en su vocabulario diario, y le surge tan fácilmente a ella como tu nombre en
una relación convencional. Es un hábito - un hábito del discurso y de la voz,
llevado a la práctica - que es exactamente lo que debe ser.

Igual que harías con cualquier otra parte de su entrenamiento, antes de  comenzar
sesiones  prácticas con tu esclava, o crees un sistema de  pautas
para ella, determina qué es lo que deseas y sé constante en hacer cumplir los
comportamientos que consideras aceptables. Si eliges unas pautas de
comportamiento para la esclava, asegúrate de estar dispuesto a hacerlo cumplir
siempre, sino no deberías hacerlo.

Las siguientes son algunas sugerencias para el entrenamiento de la voz en la vida diaria:

El uso del título de Amo debe exigirse en la conversación, en privado y en público. Idealmente,
el título debe seguir a cada frase, pero por conveniencia o por el flujo 
de la conversación, puede permitirse usarlo sólo después de cada pensamiento
completo.

Durante las escenas, reuniones y castigos de BDSM, una esclava debe utilizar tu título
antes o  después de cada frase.

En los lugares en donde cualquier título causaría  malestar en  la gente, la esclava
debe utilizar el nombre  del amo de la misma manera que utilizaría el
título. A un amo, la esclava nunca debe referirse como "él." (por
ejemplo "que pertenece a él.") Si no quieres que tu esclava utilice
tu nombre, puede referirse a ti como "Sr. _ _ _ _ _ _" o
"señor" en situaciones públicas, y no se llamará la atención.

Si la esclava olvida o por pereza no utiliza el título, debe recordarlo durante 24 horas
usando el título antes y después de cada oración, de una manera más militar.
("señor, sí señor.")

Durante el curso de su entrenamiento, la esclava debe aprender a referirse en  tercera
persona o de forma objetiva (es decir "este esclava desea... o"
desea...") Inicialmente, elige los momentos específicos para entrenar al
esclava de esta manera. Para el final de su entrenamiento, la esclava debe ser
capaz de sustituir los pronombres personales tales como "Tú",
"yo" o  "nosotros" (el "Amo y esta esclava" es un substituto adecuado para "nosotros.")

Incluso si no te refieres particularmente a la esclava como tal, la esclava debe poder hacerlo
si está invitada a ello. La objetivación forzado en la conversación es un 
recordatorio potente de las diferencias entre tú y ella,  y la tercera 
persona refuerza la atención en alguien diferente de sí mismas, y la idea de
que ella no es más que una extensión de tu persona.

Si la esclava no puede referirse a sí misma de forma apropiada, no debe prestársele atención
hasta que lo haga.

En público o en privado, una esclava debe aprender cómo animar correctamente a una conversación
(excepciones hechas para situaciones de trabajo y de familia, por supuesto). A
menos que la esclava esté bajo un castigo, debes proporcionarle las maneras en
que ella puede comunicarse contigo, cuando sea necesario y con algún propósito.
Los métodos siguientes pueden ser provechosos. 

Quizás desees que tu esclava pida permiso para hablar. Idealmente, esto se debe hacer en tercera
persona. "Amo, ¿puede esta esclava hablarle?" Elige una pregunta que
consideres que es correcta y respetuosa. Si no se utiliza, no se le hará caso a
la esclava o se le mandará callar.

Algunos Amos sienten que  "pedir" hablar es lo mismo que hablar. Si es tu
caso, dale a tu esclava un gesto o asígnale una postura que exprese su deseo de
hablar.  La esclava  debe hacer el gesto o asumir la postura y
esperar para ser reconocido antes de comenzar a hablar. 

En cualquier caso, informa a la esclava antemano que la adopción del gesto o  la postura no
le garantiza que ella tendrá el privilegio de hablar. Es simplemente un método
de pedir permiso.

A menudo, un gesto es más práctico que una postura. Con un gesto, la esclava se  puede
asegurar que se ha considerado su petición, y entonces puede ir de nuevo a sus
tareas, etc., hasta el momento en que elijas permitirle hablar. Si es una
postura, tendrás que verbalmente reconocer y mandar a la esclava, a menos que
le hayas dado las instrucciones anteriormente que permiten que  abandone
una postura sin permiso.

Cuando estéis en  un grupo de gente que no es de BDSM,  la esclava debe intentar,
si  puede, mirarle antes de participar en la conversación. Habrá
excepciones, dependiendo con quien estés. 

Una vez que se le ha permitido hablar a la esclava, debe guardar las preguntas o el escrito
de  comentarios tanto como sea posible, a menos que  le hayas dado
permiso de hablar libremente. Recuerda a tu esclava  que excepto en
circunstancias extraordinarias, no debe participar en la conversación con una
autoridad y una energía que no tiene. Asegúrala que estas reglas no  son
tan difíciles de  cumplir pues se trata de obedecer y estar conforme, ella
sólo está manteniendo el ambiente que tú has elegido para ambos. 

En NINGÚN MOMENTO  la voz de una esclava debe levantarse con cólera hacia su Amo. Debe superar el instinto de "lucha" y "defensa" verbal, y aprender a refrenar su cólera, y no hacerlo de la manera tradicional. Eso no significa que no puede estar enojada o que su cólera no esté justificada; sólo que debe expresar la
cólera con respeto a tu posición. De entrada, debes, inculcar este principio en la esclava, y asegurarle que la desviación de esta norma no va a ser tolerada.
Anima a la  esclava que debe encontrar la manera de decir qué necesita sin alterarse. Como siempre, la paciencia habrás de ser paciente durante el entrenamiento, pero debes castigar cuando sea necesario.

Durante el castigo, el juego, el sexo y la conversación:

Los sonidos que una esclava hace (o no hace) están bajo tu control también. Si cualquier
respuesta verbal te irrita o estas descontento con la manera de hablar de tu
esclava, debes informarle que (si es suavemente es mejor), para que tenga la
oportunidad de cambiar su comportamiento.

Si tu esclava se expresa mal, balbucea, se repite o no puede comunicar sus ideas de una manera
eficaz, debes ayudarla a superar estas dificultades. Los pensamientos mal
expresados se deben repetir brevemente. (Si tu esclava tiene un problema médico
o un problema emocional importante, no debes asumir que mejore por realizar el
entrenamiento de la voz).

Si estás castigando  a tu esclava físicamente, o la estás azotando como parte de
una escena o simplemente como diversión, dile de antemano qué respuestas 
estás buscando. Algunos Amos prefieren el estoicismo, otros prefieren que la
esclava grite sin descanso. Es ACEPTABLE
forzar algunos límites aquí, pero sería irresponsable buscar respuestas poco
razonables en la esclava..

En el plano sexual, ayuda a tu esclava a que se exprese verbalmente si lo desea, o amordázala
si es necesario y sus expresiones son excesivas. La respuesta de una esclava
debe ser natural, pero las respuestas naturales de una esclava verdadero se
basan no solamente en sus  deseos sino también en la habilidad de su Amo
en el entrenamiento.

Quizás el concepto más difícil del entrenamiento de la voz para que tu esclava sea la capacidad de
hablar sin referirse a sus propios deseos y necesidades. Ésta no es una
habilidad que puede ser aprendida  o ser puesta en una lista de reglas y
ser obedecida simplemente. El patrón del pensamiento de la esclava puede
alterarse para poner  importancia sobre su Amo y no sobre sí misma.

El entrenamiento inicial en este área se logra l con la corrección verbal. Por ejemplo, si la
esclava dice, "deseo ir a ver una película," tu respuesta debo ser,
" puedes volver a decirlo de una manera que sea más aceptable?" . La
esclava puede decir, "si le parece bien Amo, esta esclava desearía ver una
película esta noche". De acuerdo, la esclava todavía está expresando su
deseo, pero haciéndolo de tal manera que no parece una petición. 


La enseñanza del silencio:

A veces desearás "ver a la esclava, pero no oírla". Las ventajas del servicio
silencioso se detallan en el tema "la esclava silenciosa".

Los siguientes son los métodos por los cuales una esclava se puede entrenar en el silencio:

A menos que la esclava tenga una pregunta, o a menos que la necesidad de alertarle sea algo
innegable, la esclava debe aprender a no hablar a menos que le hablen. Esto
puede ser difícil de lograr en situaciones convencionales, pero en privado, se
puede tener una mordaza y usarla durante media o una hora por desobedecer.
(Esto es un ejercicio que puedes desear  incorporar por períodos de tiempo
cortos, al principio. Según va progresando el entrenamiento, alarga los
momentos de servicio silencioso, y aumenta el tiempo del castigo como juzgues
apropiado.)

Es inicialmente mejor quitar las distracciones del entorno  durante su entrenamiento de
silencio.  Apaga la música,  la televisión,  etc.  No pases
este tiempo en el teléfono.  Si el nivel de silencio es algo que no puedes
tolerar, compra unos auriculares para la esclava de modo que su audición esté
limitada.

El silencio de la esclava debe extenderse más allá de voz.  Debe aprender a caminar en
silencio, bañarse silenciosamente, limpiar en silencio. cualquier cosa puede
hacerse con tranquilidad relativa, y la esclava debe practicar todas estas cosas.

Si le dices a tu esclava que esté callada durante un castigo corporal, estate preparado. 
El silencio a la hora de un castigo es a menudo casi imposible para muchas
esclavas.  Sería terriblemente injusto exigir silencio durante este tiempo
doloroso - por lo menos en las etapas iniciales del entrenamiento.

El aislamiento, el tiempo en la  esquina, o cualquier otro castigo durante un rato se debe
acompañar con una orden para seguir permaneciendo en silencio y para utilizar
ese tiempo en reconsiderar su comportamiento y cómo puede mejorar. A una
esclava que está castigada con aislamiento no se le debe permitir hablar a
menos que sea una emergencia.

Anima a la esclava a que utilice solamente tantas palabras como  necesite para expresar sus
pensamientos.


Las maravillas de la adoración.

No es extraño que tu esclava tenga una reverencia hacia ti
tan fuerte que se asemeje a la "adoración".  La adoración no es
un término desconocido en el mundo BDSM: la "adoración del culo" y la
"adoración del pie" son dos ejemplos de su uso. La
"adoración" de una esclava a  su Amo, sin embargo,  no está
relacionada con este tipo de adoración. es diferente a la adoración en el
sentido de fetichismo. No se centra en una parte del cuerpo ( aunque
ocasionalmente puede ser así) pero es parte de la vida de la esclava.

La adoración de una esclava no es un  acto, sino una sensación interna. Es  natural
que, después de  una época de ser supervisada tan de cerca y cuidada y
enseñada, la esclava comience a verte como algo grande en su vida. Le has dado
todo lo que necesita para vivir su vida, de acuerdo con sus necesidades y las tuyas.
Eres la autoridad que recompensa y castiga, el profesor paciente y práctico, la
diriges con amor  y por eso te amará más cada vez.. Por otra parte, la
forma de vida ritualista y la estructura dentro de ella,  se asemejan a
veces a lo que encontramos en una comunidad religiosa. Los rituales religiosos
y la adoración reconfortan a sus participantes. De la misma manera, adorarte
puede reconfortar a tu esclava.

Lo más importante es recordar  que si la has entrenado correctamente, la esclava no
"habrá roto" pero sí se habrá "liberado"  de las normas y presiones culturales y sociales.  En parte, es ese sentido de  libertad el que crea el respeto profundo que se manifiesta como adoración.

No incurras en equivocaciones; tu esclava no piensa en ti, como "alguien perfecto" o
como "un dios" en el sentido tradicional de la palabra. Ella entiende
que eres capaz de cometer errores y sabe que eres un ser humano. Su adoración
hacia ti es gratitud y dedicación y  debes aceptarla desde ese espíritu.
Es su manera de indicarte cómo se siente y que reconoce la autoridad y la
fuerza de tu dominio sobre ella.  La mera  obediencia no permite que
exprese  la profundidad de la pasión que ella puede sentir al ser tu
esclava.

Esta clase de adoración no es algo que  puedas entrenar para que tu esclava la
sienta.  Es un resultado natural de la habilidad y  la ternura 
de un Amo. Cualquier tentativa de forzarla fallará probablemente. El
"entrenamiento" en este área implica la autodisciplina - la tuya.

Si  comienzas a sentir que la  esclava ha desarrollado un sentido de  adoración
hacia ti, no te duermas en los laureles y asume tu responsabilidad. Como
cualquier otra cosa, su reverencia hacia ti desparecerá si detecta arrogancia o
autosatisfacción por tu parte,  o si siente que es algo que esperas
simplemente por tu condición.

La adoración de tu esclava, cuando no se lleva al extremo, es una alegría y un honor. (Sí,
tú  PUEDES ser honrado por tu esclava). Devuelve la gratitud a tu esclava
recordándote continuamente  lo que debes hacer para merecer ese honor. 


Este es el manual de entrenamiento de Master Stern & slave yielding's BDSM Lifestyle en http://www.bdsmu.com/ y ha sido traducido por A.S.