ARTICULOS SOBRE BDSM: NATURALEZA Y ROLES

19.04.2014 14:19

ARTICULOS SOBRE BDSM: NATURALEZA Y ROLES.


De un tiempo a esta parte me ha dado por reflexionar sobre la
relación existente entre las prácticas BDSM y la arquitectura corporal de
hombres y mujeres. ¿Condiciona de alguna forma la arquitectura de nuestro
cuerpo las relaciones BDSM?

Yo creo que sí. Hombres y mujeres estamos construidos de forma
diferente. Y este hecho, unido al rol que profese cada uno dentro del BDSM,
condiciona nuestras relaciones y forma de actuar. Por ejemplo, al mantener
relaciones sexuales, tradicionalmente la mujer debe separar las piernas para
permitir la penetración, mientras que el hombre es el que penetra a la mujer.
Sin duda esto condiciona la actitud de ambos a la hora de realizar juegos BDSM,
tanto en el rol de dominante como en el de sumiso/a.

Vamos a analizar las diferencias físicas y sus connotaciones en el
ámbito del BDSM.

La sumisa que separa las piernas se hace vulnerable, se entrega,
se expone, no sólo en el sentido físico de la expresión, sino también en el
psíquico. Estoy seguro de que todos los Amos han aprovechado esto alguna vez
cuando juegan con sus sumisas. Y ahondar en ello les permite humillarlas aún
más, aumentando la sensación de entrega y vulnerabilidad por parte de ella, y
de propiedad y poder por parte de él.

Complementariamente, el hombre dominante, al penetrar a su sumisa,
toma y posee lo que es suyo. El Amo puede usar el sexo como muestra de su poder
y como instrumento para someter a la sumisa. Además, los papeles tradicionales
del hombre como parte activa y de la mujer como parte pasiva en el sexo
favorecen esta concepción de las relaciones BDSM.

Lo que parece que la Naturaleza favorece en el caso de la mujer
sumisa, ¿debe ser contrarrestado por la mujer dominante? Me explico: ¿debe una
mujer dominante separar las piernas para permitir de forma pasiva que su sumiso
la penetre? ¿No contrarresta esto la autoridad de la Ama?

Afortunadamente, nuestros cerebros van más allá de lo que la
Naturaleza nos ha dado. La mujer puede, efectivamente, adoptar un papel pasivo
ordenando, por ejemplo, al hombre sumiso que "trabaje" para darle placer
mientras ella disfruta de su esfuerzo. Esto no menoscaba la autoridad de la Ama
en absoluto, sino todo lo contrario. Por otro lado, nada impide a la mujer
dominante adoptar una actitud activa en el sexo, mientras que el hombre sumiso
puede mostrarse pasivo.

Está claro que el dominante, ya sea hombre o mujer, suele adoptar
en los juegos BDSM un papel activo, mientras que la parte sumisa suele adoptar
un papel pasivo. Dichos roles suelen ser exportados también a las relaciones
sexuales dentro del BDSM. Y si bien, a priori, parece ser que la Naturaleza
favorece más el papel del hombre como dominante y el de la mujer como sumisa,
nuestra capacidad para cambiar y evolucionar en nuestra forma de pensar ha
logrado modificar esto y permitir que cada cual pueda disfrutar del rol que más
le agrade.

Una vez más, todo depende de nuestra capacidad para usar la
imaginación y entrar en nuestros respectivos roles.


Hellcat
Barcelona
7 de julio de 2006

FUENTE: http://masterhellcat.blogia.com/temas/articulos-sobre-bdsm.php