EL COLLAR

18.04.2014 18:35

EL COLLAR.


Los collares pueden tener multitud de formas: cualquier banda que
se ajuste al cuello es un collar. Los collares clásicos están hechos de cuero o
metal, y tienen anillo(s) que penden de ellos. También hay collares hechos
específicamente para ser exhibidos: estos poseen normalmente un diseño más
elaborado y no están pensados para ser usados en una sesión real (aunque
algunos puedan serlo).
Como quiera que llevar un collar clásico sería excesivamente engorroso en la
vida cotidiana, algun@ sumisas@s llevan colgantes de distintos tipos: un collar de
perlas, una banda, una gargantilla, o cualquier cadena que se ajuste al cuello.
También hay sumis@s
que llevan una cadena en el tobillo como collar simbólico, y también algún
tatuaje. Como se puede ver, la elección es muy variada, limitada sólo por
vuestra imaginación y lo que tú y tu dominante consideréis apropiado.
Personalmente, considero el collar como un honor tanto para el sumiso como para
su dominante: es un orgullo para el sumiso que su dominante le permita llevar
su collar, y para el dominante, que el sumiso acepte llevarlo. El collar es
propiedad del dominante que lo coloca y si, por alguna razón, es retirado,
debería le ser devuelto, aunque esto no deja de ser una cuestión de elección
personal.
Las razones por la que se lleva puesto un collar son muy diversas: para mostrar
tu condición de sumiso, para demostrar que eres propiedad de un Amo, para
recordarle al sumiso su estatus, y para mostrar de forma visible el compromiso
entre el dominante y el sumiso. Llevar tu collar puesto, no importa que forma
tenga, debe tomarse con seriedad y orgullo. Mientras lleves el collar de tu
dominante, tu conducta dirá tanto de él como de tí mismo. El collar de alguna
manera dice quien es tu dominante, y puede ser algo tan simple como su primera
inicial o su símbolo personal.
Un/a sumis@ con collar es normalmente intocable a menos que su dominante dé
permiso expreso. He presenciado reuniones de dominantes en las que el sumiso
del grupo podía ser castigado por cualquiera de los dominantes, si su dominante
no estaba presente cuando el sumiso cometió la infracción. Supongo que debe
haber también grupos en los que el sumiso puede ser usado sexualmente por
cualquier dominante, aunque personalmente no he conocido ningún grupo así. La
mayoría de las relaciones con las que me he encontrado son relaciones de pareja
entre un dominante y su sumiso, en las que el sumiso con collar es intocable
por los demás sin el consentimiento del dominante.
La mayoría de las parejas establecen un contrato entre las partes en el que se
detallan las responsabilidades de cada una antes de proceder a colocar el
collar. Estos contratos pueden ser tan extensos o tan breves como la pareja lo
desee. El desarrollo del acto en sí de la colocación del collar es una elección
personal. Puede ser una ceremonia pomposa y solemne, similar a una boda con
invitados y demás, o sólo estar presentes los miembros de la pareja a solas,
diciéndose las palabras que para ellos son significativas de su compromiso. La
ceremonia es un acto personal que debe reflejar el vínculo que el collar
simboliza.
Con la llegada de Internet, mucha gente esta entrando en contacto con este
estilo de vida a través de este medio. Desgraciadamente, mucha de la
información disponible en la red no es precisa: es posible que para algunos el
collar no sea más que una joya, sin mayor significado o importancia, y
fácilmente retirable. Pero para la mayoría de nosotros el collar es un símbolo
importante en nuestro estilo de vida. Algunas personas comparan el collar con
un anillo de bodas, como símbolo del compromiso que los miembros de la pareja
tienen el uno con el otro.
Aceptar un collar no debería por tanto hacerse sin pensar, a la ligera. Antes
de colocar el collar las partes debe discutirse ampliamente cómo entienden cada
una de ellas la relación. Estas discusiones (normalmente denominadas
"negociaciones") deben incluir lo que el collar significa para cada una de las
partes, qué faltas podrían dar lugar a que el collar fuese retirado, y cómo se
va a llevar a cabo la ceremonia de aceptación del collar.
Algunas personas opinan que el dominante debe ser siempre quien ofrezca su
collar, para otras en cambio la sumisa puede suplicar que le sea concedido el
honor de llevarlo. A lo largo de las discusiones/negociaciones entre un posible
dominante y un sumiso, deberá también quedar claro cual será la mejor manera de
abordar el tema de la colocación del collar, por ejemplo, para aquellos que
prefieren una entrega del control más completa, como en las relaciones
Amo&esclava, el esclavo suplicará poder llevar el collar. De nuevo, y como
en tantos otros casos, se trata de una cuestión personal que debe ajustarse
siempre a lo que más convenga a vuestra relación.

 

Autor: Raven Shadowborne