EL SUBESPACIO AMO-ESCLAVO

18.04.2014 19:06

EL SUBESPACIO AMO-ESCLAVO.

 

Este artículo es una traducción al Español del de Hans Meijer, que
puede encontrarse en la página de Master Steelow.

Hans Meijer es el moderador de la Fundación POWERotics, una
organización dedicada a proporcionar información fiable a la comunidad BDSM y
acerca de la comunidad BDSM. El artículo es el resultado del esfuerzo de un
equipo de POWERotics que incluye aportaciones de médicos y psicólogos. De hecho
el artículo es un extracto de diversos artículos que tratan el tema en más
profundidad.


*Definición de subespacio
El término "subespacio" se utiliza para describir un estado
psicológico (mental) y psíquico que el/la sumis@ puede - pero no siempre tiene
que alcanzar - como resultado de la interacción BDSM. En Internet pueden
encontrarse gran cantidad de historias y artículos sobre el
"subespacio". Sin embargo, la mayor parte de ellos están totalmente
equivocados, lo que dá lugar a una gran confusión. Por ejemplo, a menudo se
confunde el "subespacio" con el orgasmo. La ciencia está todavía muy
lejos de comprender el "subespacio". Esto no es sorprendente, puesto
que se ha efectuado muy poca - si es que alguna - investigación científica
coherente sobre el tema. A pesar de todo, sabemos más que suficiente para
despejar muchas confusiones y concepciones erróneas.


*¿Hombre o mujer?
Hay una gran diferencia entre las reacciones fisiológicas (especialmente a
nivel bioquímico) del cuerpo del hombre y del de la mujer. Como consecuencia,
el "subespacio" del hombre no puede compararse con el
"subespacio" de la mujer. Aún más importante: el
"subespacio" de la mujer dura habitualmente mucho más. La explicación
de este fenómeno reside en el hecho de que la eyaculación del hombre (que no es
necesariamente siempre equivalente a un orgasmo) pone punto final a una gran
cantidad de procesos bioquímicos y, como consecuencia, también pone fin al
"subespacio". Por añadidura, la sexualidad femenina es en general muy
diferente de la masculina. Por supuesto, hay todavía mayores diferencias en la
manera como los hombres y las mujeres sienten las emociones.


*Orgasmo o "subespacio"
Una fracción apreciable de mujeres sumisas confunden orgasmo, o incluso una
fuerte excitación sexual, con el "subespacio", simplemente porque no
han experimentado orgasmos. Las investigaciones científicas demuestran que,
desafortunadamente, una de cada tres mujeres adultas no ha experimentado nunca
un orgasmo. No hay razón alguna que permita suponer que esa cifra difiere de
las de la comunidad BDSM. En otras palabras, probablemente una de cada tres
mujeres sumisas no sabe lo que es un orgasmo, por tanto no puede distinguir las
diferencias entre orgasmo y subespacio, y muy probablemente confundirán el uno
con el otro.
Además, existen diferentes formas de orgasmo (o existen diferentes orgasmos,
como algunos prefieren decir)
Una cosa sí sabemos: es biológicamente casi imposible tener un orgasmo en el
"subespacio"!
La razón reside en que la cadena de sucesos hormonales que conducen al
"subespacio" es muy diferente de la que conduce al orgasmo. En las
primeras fases que conducen tanto al "subespacio" como al orgasmo
ambas cadenas de sucesos son muy parecidas. Pero al llegar a un cierto punto el
cuerpo debe elegir: o bien opta por el orgasmo o bien por el "subespacio".
Son mutuamente excluyentes. De otra manera, siempre que un sumis@ manifiesta
que el o ella "se sentía como si no existiera el mañana" eso es
exactamente lo que estaba sucediendo. Pero nada más. Un orgasmo no es malo.
Todo lo contrario. Pero no es el "subespacio".


*Los cuentos chinos
Las "fases del subespacio" - tal y como se describen en muchas
páginas de Internet - no existen!
Lo que ha sucedido es que alguien, en algún lugar, tomó la descripción de las
fases del orgasmo femenino, cambió y manipuló las frases un poco, hasta que
pensó que tenía buen aspecto. La realidad es que el subespacio no se parece en
nada a eso.
Si bien el "subespacio" es un estado que se desarrolla gradualmente
en sus primeras fases, este desarrollo en absoluto tiene lugar de forma gradual
por "fases". La comparación más adecuada es lo que sucede cuando
aumenta el nivel del agua de una presa. En un momento dado la presa se rompe
debido a la presión del agua y lo siguiente que se siente es como si "todo
el infierno se liberara". Eso es exactamente lo que sucede durante el
desarrollo del subespacio.
Además, el "camino al subespacio" es diferente todo el tiempo y
probablemente en cada ocasión. Los impulsos y respuestas pueden cambiar de día
en día o incluso de hora en hora. Esto es debido a que el cuerpo es sensible a
toda clase de situaciones que puedan tener una influencia en la producción de
hormonas. Este es el caso del estrés, ansiedad, incertidumbre, fiebre, o por
ejemplo los efectos del alcohol, tabaco, nutrición, medicación, drogas o, en el
caso de la mujer, las influencias del ciclo menstrual, embarazo y menopausia.


*¿Entonces, qué es exactamente el "subespacio"?
El "subespacio" es una forma de trance. Un trance es en esencia un
estado distinto del estado "normal" de una persona. Durante el trance
la mente excluye la mayor parte de los estímulos y se concentra únicamente en
uno o unos pocos estímulos, ignorando completamente todos los demás.
Hay muchas maneras de inducir un trance. Por ejemplo: bailar durante mucho
tiempo, el hambre, una actividad física prolongada, hipotermia, drogas, fiebre
alta, desnutrición, deshidratación, actividad física repetitiva (como saltar de
una pierna a la otra durante largo tiempo, una técnica moderna utilizada por
los psicólogos) y ACTIVIDADES BDSM.
El trance es el resultado de la actividad hormonal. Las hormonas son
substancias del cuerpo responsables de la comunicación entre el cerebro y el
córtex y el resto del cuerpo. Parpadear es el resultado de un mini-cóctel de
hormonas, lo mismo que estirar un músculo o... enamorarse. Todo lo que el
cuerpo hace (o no hace) es el resultado de cócteles hormonales habitualmente
complejos.
Las hormonas son leídas por "receptores" cuya disponibilidad y
funcionalidad está determinada genéticamente. Esta es la razón de que una
reacción hormonal no sea idéntica en personas distintas.
Las hormonas relevantes en el caso del "subespacio" pertenecen al
grupo de "péptidos". Los péptidos son aminoácidos. Muchos se parecen
a la morfina y tienen propiedades parecidas. Y sí, aunque sean naturales, SON
hasta cierto punto adictivas! Un imgrediente importante del subespacio es un
grupo de péptidos llamado ENDORFINAS.


*¿Dónde empieza?
Tanto el "subespacio" como la excitación sexual, empiezan con la
ADRENALINA. El nombre adrenalina es incorrecto, puesto que asume que es una
hormona, mientras que realmente se trata de una combinación de dos hormonas: la
adrenalina (que en bioquímica se denomina epinefrina) y noradrenalina
(norepinefrina). Estas substancias gemelas se producen simultáneamente, pero
sirven para distintos propósitos.
La adrenalina, entre otras muchas cosas, se asegura de que se transporte un
suministro extra de nutrientes, principalmente azúcares, a los músculos,
mientras que la noradrenalina, también entre otras muchas cosas, es responsable
de inducir vasoconstricción, por lo que las venas ayudan al corazón a bombear
sangre por el cuerpo con mayor rapidez. Podría decirse que los gemelos de
adrenalina son el equipo de intervención rápida del cuerpo. Tan pronto como
sucede algo que se aparta de lo normal, el cuerpo empieza a producir
adrenalina. Esto sucede en una fracción de segundo, e induce un "estado de
alerta máxima" en el cuerpo. De esta manera se está preparado para, por
ejemplo, luchar, huir, evitar que a uno lo atropelle un camión, entablar una
discusión,... Los sentidos están alerta, el transporte de información por el
cuerpo incrementa su volumen y velocidad, los músculos se contraen, las
pulsaciones se incrementan y los músculos se llenan con cualquier "comida
rápida" que se halle disponible. Estos son solamente algunos de los
procesos que inducen los gemelos adrenalina. Además, la adrenalina es uno de
los analgésicos naturales. Cuando el cuerpo decide que es el momento de
producir adrenalina, lo hace basándose en el principio: dispara primero y
pregunta después. En otras palabras, la producción de adrenalina se halla ya
muy avanzada antes de que el cerebro haya tenido oportunidad de analizar la
situación. La razón es que la situación puede requerir una acción refleja. Y eso
es de lo que se trata. No interesa que el cerebro empiece a pensar; "un
camión viene directo hacia mi, ¿qué hago?" Si hay suerte, se estará fuera
del alcance del camión antes de darse cuenta de que se trataba de un camión. Es
un acto reflejo provocado por la adrenalina.


*El "colocón". Volviendo al "subespacio"
La producción de adrenalina empieza antes de percatarse conscientemente de
estar excitándose. Tan pronto como el cerebro nota que las altas
concentraciones de adrenalina no están relacionadas con nada que requiera
reación inmediata, tiene dos opciones. Puede salir del estado de "alerta
roja" y ordenar al cuerpo volver al modo "normal" o, si el
impulso que ha desencadenado la producción de adrenalina persiste sin
representar peligro o una situación alarmante, puede decidir continuar la
producción de adrenalina. ¿Porqué? Porque al cerebro le encanta la adrenalina.
Los gemelos adrenalina pueden provocar un "globo" o
"colocón". Es el mismo "colocón" que resulta, por ejemplo,
de aprobar un examen, hacer "puenting" o lanzarse a la piscina en un
día de calor agobiante. En pocas palabras, es el sentimiento de "SI!"
El cuerpo puede producir niveles de adrenalina superiores a lo normal durante
una media hora. A propósito, habitualmente las mujeres pueden disfrutar de la
adrenalina durante algo más de tiempo que los hombres.
PARA MUCHAS PERSONAS ....... ESO ES EL BDSM!
No es que esté mal. Un colocón de adrenalina así puede ser muy agradable pero
...... no tiene nada que ver con el "subespacio". Es un colocón de
adrenalina. Divertido, emocionante, hasta cierto punto adictivo. En otras
palabras, durante unos 15 a 30 minutos después de haber empezado, no se entra
en el "subespacio", pero probablemente se obtiene un colocón de
adrenalina. Lo que la mayoría de dominantes describen como su
"domiespacio" también se trata, muy probablemente, de un colocón de
adrenalina.
Este fenómeno permite alcanzar una comprensión clara, reconocible y con base
física, de las diferentes maneras en que se experimenta el BDSM y explica una
parte de las distintas formas que adopta el BDSM. Los que buscan el colocón de
adrenalina hacen solamente eso y es correcto. Sin embargo es física y
mentalmente muy distinto de lo que se va a tratar a continuación. Además, ambas
cosas no pueden (ni se deben) comparar. Es como el fútbol y el baloncesto.
Ambos deportes utilizan una pelota y se juegan por equipos en un estadio. Pero
la comparación termina ahí. Eso no significa que los jugadores de fútbol sean
mejores o peores deportistas que los jugadores de baloncesto. Son simplemente
distintos, y sus habilidades, en todo caso, deben compararse con las de otros
que jueguen en la misma liga.


*Endorfinas

El camino al "subespacio" es como una escalera. Se sube
de un escalón al siguiente. El primer escalón es la adrenalina. El siguiente
lleva a un grupo de hormonas distinto y mucho más amplio: las ENDORFINAS. Es
importante señalar que existen otros colocones de endorfinas (como el
"colocón del corredor"). Aunque son similares, difieren del que se
denomina "subespacio".
Las endorfinas también son péptidos. Forman un grupo de substancias parecidas a
la morfina (de las que hasta ahora se han identificado 39 distintas), que son
relativamente nuevas para los investigadores. Fueron identificadas a mediados
de la década de los 70 y se denominan endorfinas desde 1975. En palabras muy
poco científicas se conocen como las "hormonas del humor", puesto que
son responsables de nuestros humores, sean cuales sean. Tanto si se llora, se
ríe, se está enfadado, feliz, triste o simplemente aburrido, todos estos
sentimientos son producidos por endorfinas. Estas se producen en una
innumerable cantidad de "cócteles" distintos y, al igual que la
adrenalina, funcionan como un calmante natural del dolor. También son
responsables de los mareos al viajar y, en general, de los vómitos.
Para comprender el "camino al subespacio" es importante tener en
cuenta que el cuerpo TIENE que producir adrenalina antes de empezar a producir
endorfinas, y que las endorfinas, que contribuyen al "subespacio",
solamente se empiezan a producir después de unos 20 a 30 minutos. De hecho a
ellas les toca el siguiente "turno". Dentro del grupo de las
endorfinas hay unas hormonas denominadas "encefalinas". Estas
hormonas son al córtex lo que las endorfinas al cerebro y ambas deben estar
presentes para crear el "subespacio".
Todas las hormonas tienen un "precursor" químicamente incompleto,
pero por claridad y simplicidad, los omitiremos.
A la ciencia le faltan muchos datos para explicar el "subespacio"
completamente. Se precisan demasiados datos para determinar y explicar el
proceso con precisión. A pesar de todo, se sabe bastante. Un punto importante
para comprender el "subespacio" es el reciente descubrimiento de
diferentes maneras en las que el cerebro libera endorfinas. Además de los
canales habituales (a través de las glándulas y el sistema nervioso), parecen
existir fuentes pequeñas y aparentemente sin control en la parte exterior del
cerebro. Estas "fuentes de endorfinas", que han sido fotografiadas y
filmadas, fluyen en ocasiones específicas. Muchos progenitores habrán visto a
su hijo mirando fijamente una pelota o cualquier otro objeto, sin moverse o
reaccionar, solamente mirando ese objeto, aparentemente fascinados por su color
o forma. Así es como se producen las fuentes de endorfinas. La ciencia todavía
no sabe el porqué. Sin embargo se sabe que esas fuentes están conectadas a la
clase de respuestas físicas y emocionales que se denominan
"subespacio" en términos BDSM. Estas fuentes de endorfinas también parecen
inducir el comportamiento del "conejo bajo los faros". No es miedo
sino fascinación. Es probable que sea más familiar la reación parecida que
causaban los viajes con LSD en la época de los hippies.


*¿Izquierda o derecha?
Hemos llegado al punto crucial. Cuando la producción de endorfinas está bien
avanzada, hay que elegir: ¿vamos al "subespacio" o será hoy un
orgasmo? Recuerden que uno excluye al otro. Nadie sabe exactamente cómo o
porqué se realiza esta elección pero recuerden que los receptores hormonales
están determinados genéticamente, así que al menos parte de la decisión reside
en algún lugar del código genético.
¿Porqué existe esta elección crucial? Bien, para poder seguir la ruta hormonal
hacia el orgasmo, el cuerpo debe ahora empezar a producir un grupo de hormonas
llamadas GnRH. Estas hormonas dispararán la producción de otra hormona
(gonadotropina) que induce la producción y liberación de esteroides (las
hormonas del "sexo"). Tan pronto como la producción de GnRH empieza,
la producción de endorfinas disminuye y finalmente se detiene. Dicho de otro
modo: sin "fuentes" no hay "subespacio". Hasta este
instante el cuerpo ha producido cantidad de estas "hormonas del
humor", responsables de los sentimientos de vinculación, cariño, afecto,
seguridad y amor. Esto tiene sentido, puesto que estas emociones, especialmente
en mujeres, son necesarias para el orgasmo. Es lo que algunas personas
describen como "flotar". No, esta no es una de las "fases del
subespacio". Es un comportamiento humano general y bastante necesario. Así
que una vez más aparece una diferencia crucial física y mentalmente reconocible
en la experiencia BDSM: si tiene lugar un orgasmo, eso es lo que sucederá. Los
orgasmos son AGRADABLES! y estupendos de tener. Pero ..... NO SON EL
"SUBESPACIO". Las emociones de vinculación y afecto, sin embargo,
pueden ser el primer paso hacia el subespacio.


*Alucinaciones, trance y diferentes niveles de conciencia
Ahora es cuando pueden distinguirse las diferencias fundamentales entre
"subespacio", y otras experiencias BDSM (originadas por otras
motivaciones): siempre y cuando el cuerpo decida no optar por el orgasmo, sino
ir al "subespacio", tendrá lugar la experiencia del "conejo bajo
los faros" y también el punto en el que la presa se rompe.
Si la producción de endorfinas continúa, y recuerden que todavía no se sabe
porqué, se produce el trance y pequeñas alucinaciones. ESO es el
"subespacio"! Puede distinguirse fácilmente cuando alguien se
encuentra "en el subespacio". No se es capaz de conducir un coche o
incluso una bicicleta. En ese estado las personas permanecen silenciosas,
ausentes, tienen respuestas lentas, apáticas. En otras palabras: "no están
realmente aquí". Una vez más, no es lo mismo que el sentimiento cálido,
brillante, de ensueño, que se experimenta después de un orgasmo. Alguien
"en el subespacio" está "fuera de este mundo", por decirlo
de alguna manera. El "subespacio" es peligroso en algunos aspectos.
Las personas "en el subespacio" tienen niveles muy distintos de
percepción y conciencia. Para ellas un semáforo serán colores interesantes que
están cambiando continuamente. NO se percibe como una señal de advertencia. Una
casa es un interesante montón de ladrillos que forma un patrón fascinante, NO
es algo en donde la gente vive. Si se cortase la garganta a alguien que se
encuentra "en el subespacio", probablemente diría que lo considera
una experiencia interesante y fascinante. NO se dan cuenta de que la situación
representa una amenaza para su vida. Alguién "en el subespacio" está
DROGADO! Tal cual suena: se halla bajo la influencia de drogas. Las personas
que han recibido morfina por motivos médicos, sabrán que la morfina crea un
mundo lleno de color, feliz, pacífico, sin miedos, dolor o malestar. Las
endorfinas en altas concentraciones crean EXACTAMENTE ESTE EFECTO. ALGUIEN
"EN EL SUBESPACIO" PUEDE REPRESENTAR UN PELIGRO PARA SÍ MISM@! El
"subespacio" puede durar desde varias horas a varios días. Mientras
se está en el "subespacio" los reflejos disminuyen notablemente (como
resultado del efecto ligeramente intoxicante de las encefalinas en el córtex) y
no funciona la mayor parte de la lógica normal, de cada día. Alguien en el
subespacio no puede tomar decisiones responsables consensuadas. TODO LO QUE ES
APLICABLE A LAS PERSONAS BAJO LOS EFECTOS DEL ALCOHOL, DROGAS O MEDICAMENTOS ES
TAMBIEN APLICABLE A LAS PERSONAS "EN EL SUBESPACIO". Como ya se
mencionó anteriomente, el subespacio se detecta fácilmente desde el exterior.
Las pupilas se dilatan, las respuestas se enlentecen, son ilógicas o simplemente
no existen. Comida y sustento pierden su importancia, oyen, pero no comprenden.
No pueden encontrar las palabras adecuadas y algun@s sumis@s incluso dejan de
respirar temporalmente. Alguien "en el subespacio" - en lo que se
refiere al comportamiento físico y a las señales - es muy similar a alguien
bajo los efectos de las drogas. Solamente el trance mismo les importa, les
alimenta y les motiva. Nada más importa, incluyendo la excitación sexual. Los
colores, sonidos, aromas, parecen experiencias individuales incoherentes. Si no
has estado allí, no has estado "en el subespacio" (todavía). Y eso
está, bien. Simplemente es que el "subespacio" es completamente
diferente de todo lo demás.


*Conclusiones
No hay "etapas en el subespacio". Sin embargo hay formas muy
diferentes en los que se experimenta y responde a las actividades BDSM. La
mayor parte están determinadas por la bioquímica. Orgasmo y
"subespacio" son dos experiencias muy distintas y mayormente
bioquímicamente incompatibles. Las diferentes reacciones bioquímicas dan lugar
a experiencias diferentes (no niveles de experiencia!). Uno no es mejor que el
otro. Son simplemente diferentes. Es importante comprender estas diferencias,
porque las necesidades son distintas. El "subespacio" es una forma de
trance y como tal debe se tratada en consecuencia. El "subespacio" no
carece de riesgos.


(Traducido por Nawaijin)

Resumen del artículo de Hans Meijer
Del Artículo de Hans Meijer podemos concluir que aunque la ciencia está muy
lejos de comprender el "subespacio", éste parece consistir en un
estado de trance inducido por una "sobredosis" de endorfinas entre
las que destacan las encefalinas, que actúan sobre el córtex cerebral.
EL córtex constituye la parte del cerebro más moderna, responsable de las
funciones mentales superiores.
Durante la primera media hora de sesión BDSM no se liberan endorfinas sinó
adrenalina y noradrenalina, poderosas drogas endógenas estimulantes y
analgésicas.
Pasada la media hora inicial se empiezan a producir endorfinas, drogas
endógenas de la familia de la morfina que también tienen propiedades
analgésicas.
En un momento dado, dependiendo de la genética y de circunstancias ambientales,
fisiológicas y anímicas, se produce gonadotropina y se termina en el orgasmo o
bien se produce una "sobredosis" de endorfinas que conduce al
"subespacio".

Orgasmo y "subespacio" son, por tanto, mutuamente
excluyentes.
El "subespacio" del dominante (también llamado
"domiespacio") es distinto del "subespacio" del sumiso. El
primero consistiría en un colocón de adrenalina.
El "subespacio" es distinto y de distinta duración en el hombre que
en la mujer, siendo generalmente de mayor duración en la mujer. La duración
puede oscilar entre varias horas y varios días.
En consecuencia, el "subespacio" no tiene lugar por fases, sinó que
se alcanza de forma acumulativa y súbita.
Las personas en el "subespacio" están drogadas (por una droga
endógena, pero droga al fin y al cabo), por lo que sus capacidades de reacción
y raciocinio están fuertemente mermadas. Es una responsabilidad importante e
ineludible del@ dominante cuidar del@ sumis@ mientras se encuentra en estas
condiciones.

¿Porqué practicamos BDSM?
Cuando leí el anterior artículo de Hans Meijer, podría decir que "se hizo
la luz". No solamente en cuanto a lo que representa el
"subespacio", sino también las razones por las que practicamos el
BDSM.
Partamos de bases razonablemente seguras y avancemos por etapas más
especulativas.
¿Porqué practicamos BDSM? ¡Pues porque nos gusta! ¡Porque lo encontramos
agradable! ¿Es eso una aberración? Para nada, como intentaré demostrar a
continuación.
podríamos decir que los practicantes del BDSM pueden encontrarlo agradable por
los motivos siguientes:
*La experiencia psicológica de la dominación/sumisión (como es psicológica, no
tiene contrapartida fisiológica en forma hormonal).
*El colocón de adrenalina.
*El colocón de endorfinas.
*El orgasmo.
*El "subespacio".
Estos motivos no son mutuamente excluyentes (salvo quizás el orgasmo y el
"subespacio") ni unos son "mejores" que otros. Cada cual
tiene sus gustos.


Con la anterior lista a la vista, el BDSM no se diferencia mucho de otras
actividades consideradas socialmente más aceptables. El colocón de adrenalina
es lo que obtienen los practicante de deportes de "riesgo" (¿O quizás
deberíamos decir de "otros" deportes de riesgo?):
"puenting", escalada, salto en paracaídas, etc. El colocón de
endorfina es hasta cierto punto parecido (hay muchos tipos de endorfinas) a lo
que siente el deportista que hace "footing" o pesas. El
"subespacio" puede considerarse una "sobredosis" de
endorfinas que no es posible conseguir haciendo deporte, pero el principio es
el mismo. La satisfacción psicológica de la dominación/sumisión no representa
más que un patrón de comportamiento de una pareja vainilla llevado a un extremo
(en algunas parejas vainilla no es necesario llegar al extremo). Quizás lo que
pueda llamar más la atención del mundo vainilla sea la posibilidad de conseguir
el orgasmo a través del BDSM. Sin embargo la fisiología del proceso es clara.
Lo que podría considerarse patológico no es alcanzar el orgasmo a través del
BDSM, sinó que el BDSM fuera la única manera de alcanzarlo.


Todavía queda un extremo nada trivial que clarificar: ¿Porqué las personas
sometidas a tortura no sienten placer? o ¿Porqué los practicantes del BDSM no
sienten placer cuando se pillan los dedos con un cajón (por poner un ejemplo)?
La diferencia puede residir en las siguientes posibilidades:
*La intensidad del dolor.
*La duración.
*La palabra de seguridad que permite detener la sesión.
*La cadencia (por ejemplo: latigazos con una frecuencia fija).
*La entrega del@ sumis@ al dominante.

Obviamente la tortura puede ser muy intensa, pero determinadas
actividades BDSM lo son tanto o más. Por otro lado, pillarse los dedos con el
cajón puede no ser tan doloroso, pero es molesto. Tampoco parece que la
duración sea un factor determinante: una tortura puede durar más o menos que
una sesión BDSM. Además pillarse los dedos con el cajón no es un dolor muy
duradero, pero un dolor de muelas sí puede serlo. A los condenados también se
les azotaba con una cadencia fija, a veces durante corto tiempo, a veces
durante largos periodos. La palabra de seguridad podría ser un factor, pero no
el único: el torturado también sabe que la tortura cesa si accede a hacer o
decir lo que se le pide. Por tanto, aunque es difícil de afirmar y puede que no
sea el único factor, parece que la entrega es determinante en obtener placer
del BDSM. Eso podría explicar porqué algunos santos sometidos a martirio
entraban en una especie de trance: porque se entregaban a él (dicho sea con
todos mis respetos por las personas con creencias religiosas).


La mazmorra de Nawaijin