FAUNA BDSM

17.04.2014 13:22

Artículos sobre
BDSM: Fauna

Después de estar algún tiempo en el mundo BDSM, aún me siguen
sorprendiendo ciertas actitudes, digamos prepotentes o chulescas, que pretenden
pasar por "dominantes".

La verdad es que el tema que os voy a exponer a continuación no
tiene tanto que ver con el BDSM como con el comportamiento y la actitud de la
gente, independientemente de a qué se dedique o qué haga con su vida. Sin
embargo, me ha parecido interesante plasmarlo en el blog para que, en caso de
que os encontréis ante una situación similar, tengáis alguna referencia.

Como bien sabéis, tanto satin como yo nos movemos no sólo por el
mundo BDSM, sino también por el mundo Swinger o de intercambio de parejas.
Además, existe la posibilidad de que satin pueda ser alquilada. Debido a esto,
solemos mantener correspondencia, via e-mail o foros de contactos, con diversas
personas que se interesan por satin. Generalmente es ella la que atiende las
peticiones, consultándome qué debe contestar. Si todo va bien, después soy yo
quien continúa las conversaciones para fijar los términos en los que se
producirá el encuentro.

Normalmente el tono de la conversación es correcto y respetuoso,
como debe ser. Pero de vez en cuando nos encontramos con cierta fauna que no se
atiene a lo que yo considero ciertas normas básicas de caballerosidad y buenas
maneras. Y digo caballerosidad porque siempre han sido hombres, nunca mujeres,
los que han "dado la nota".

He aquí varios casos típicos de la fauna a la que me refiero:

1) El ginecólogo. Es aquel que en el primer mensaje ya nos hace
una descripción pormenorizada de lo que piensa hacer con satin, no obviando
ningún detalle, por escatológico o desagradable que sea. Normalmente suele ser
gente que acaba de leer el perfil de satin en el foro de contactos (no aparece
con este nombre, sino con otro) lo que les ha provocado un repentino aumento de
la temperatura corporal que les sofríe los sesos y les impide pensar con
claridad.

2) El "disimulao". Aquel que emplea un tono general respetuoso,
aunque de vez en cuando se dirige a satin como "perra", "puta", etc. o en
general se expresa o mantiene una actitud inapropiada hacia ella. Siempre he
considerado una gran falta de respeto tratar a una sumisa como si fuera propia,
sobre todo sabiendo que ya tiene Dueño. Y está claro que expresiones de ese
tipo sólo pueden usarse con sumisas propias, nunca ajenas. Esta gente basa su
juego en que no sabemos si es que son así de irrespetuosos siempre o si en ese
momento estaban adoptando un rol dominante. De este modo, al llamarles la
atención, pueden excusarse diciendo "es que estaba en el rol dominante". Lo
siento, pero no cuela.

3) El sorprendido. Es aquel que cree que está escribiendo a una
chica tímida, inocente, incapaz de pensar por sí misma y que va a depender
totalmente de él. De esta forma, puede sentirse superior. Y claro, se encuentra
con satin. Tras la sorpresa inicial, su frase más repetida es del tipo "Por tu
forma de contestar, veo que no eres una buena sumisa". ¿Y quién es él para
decidir si mi sumisa es buena o mala? ¿Quién es él para ir repartiendo carnés
de buena o mala sumisa? Sobre todo de alguien a quien sólo conoce por un par de
comentarios o correos electrónicos. Por esa regla de tres yo puedo decir que él
es un mal dominante, ¿no? Total, tampoco le conozco de nada así que el
comentario es totalmente gratuito.

4) El borde. Se trata de gente que, al referirse a su propia
sumisa, lo hace en un tono irrespetuoso. Esto me hace pensar: "si se comporta
así con su propia sumisa, ¿cómo se comportará con la mía?".

5) El "Estocolmo". El que cree, sin conocerte de nada, que te
identificas con él o que eres igual que él. Naturalmente, tarde o temprano hay
que dejarle claro que no es así.

6) El ciego. Es aquel que no ha querido leer en el perfil del foro
de contactos que satin ya tiene Dueño (y mira que está bien clarito) o que sí
lo ha leído pero piensa que yo soy gilipollas y él es muy listo. Cuando
descubre que el gilipollas ha sido él por pensar que algo así iba a colar,
sufre una metamorfosis que le suele transformar en un personaje normal y
respetuoso (aunque ya se le ha visto el plumero). Sin embargo, no puede
descartarse que la transformación desemboque en un personaje del tipo 7. En
fin, de todo ha de haber...

7) El psicópata. Es aquel sujeto que, perteneciendo a cualquiera
de los tipos anteriores, se pone hecho un energúmeno cuando lo descubres.
Realmente desagradable.

8) El plato combinado. Lógicamente, existen variantes que son
mezcla de los anteriores casos. Por ejemplo, el caso 2 hace buenas migas con
los casos del 1 al 6 aunque siente predilección por el 3 y el 4. El caso 5
puede combinarse con los casos 1, 2 y 4... En fin, las variantes pueden ser
muchas.

Si se os ocurre algún caso que conozcáis y que no hayáis visto en
este artículo, no dudéis en escribir un comentario. También se admiten
combinaciones de casos ;).

Hellcat

Barcelona

2 de febrero de 2006

FUENTE: http://masterhellcat.blogia.com/temas/articulos-sobre-bdsm.php