LA OTRA CARA DEL PLACER

17.04.2014 17:54

LA OTRA CARA DEL
PLACER.

 

 

Las relaciones sexuales menos convencionales son a menudo más
placenteras, quizá porque también son (o parecen) más temerarias, menos
responsables, menos mesuradas, mas lúdicas.
Muchísimas personas encuentran sexualmente excitante proporcionar o recibir
pequeñas agresiones cariñosas, como mordiscos, palmadas y pellizcos, o se
someten voluntariamente durante el acto sexual a fantasías de dominación y
sumisión, en todo caso, no se trata de dar rienda suelta a la crueldad o de
ejercer la tortura, sino de encontrar, como en todos los juegos eróticos, la
combinación más satisfactoria de ternura y dureza. Un poco de ferocidad puede
resultar muy agradable.

El BDSM
(Bondage, Disciplina, Sadismo y Masoquismo) se basa en el respeto mutuo y la
confianza. Antes de entrar en "materia" toda relación, ya sea
esporádica o fija, ha de establecer unos límites y unas reglas que ninguna de
las dos partes debe romper bajo ningun concepto.
Unos, queremos sentir en nuestro cuerpo la liberación y el placer que el dolor,
ya sea ajeno o propio, nos proporciona. Buscamos una satisfacción, más o menos
rápida, a nuestra líbido, ya sea en forma de sumisión o de dominación,
utilizando las prácticas de BDSM como una válvula de escape a los problemas
cotidianos, a las frustraciones diarias.
Otros, buscamos mas allá, queremos seguir probando, explorando, poniendo a
prueba no solo nuestra concepción de la sexualidad, sino en muchos casos
nuestro interior, llegar a conocernos mejor, a aceptarnos, profundizando en
nuestras mentes, liberándonos de prejuicios y tabúes, dejando a un lado el
falso pudor, y despojándonos de trabas internas y limitaciones.
Y la mayoría intentamos encontrar un equilibrio mente-cuerpo, con el que
disfrutar en nuestros ratos de ocio, y hasta en algunos casos, durante las 24
horas del día.

 

Existen tantos tipos de prácticas de BDSM como personas, y
todas son igual de válidas, mientras sean vividas entre adultos que consienten.

 

FUENTE: Desconocida.