¿QUE ES UNA RELACIÓN BDSM CONSENSUADA?

20.04.2014 23:40

¿QUE ES UNA RELACIÓN BDSM CONSENSUADA? .


En los tiempos que corren, todos vamos asumiendo que una relación
de índole sexual y/o afectiva entre dos personas adultas debe responder a un
único criterio: que ambos libremente decidan mantenerla. Es decir, la verdadera
libertad implica, y esto no es siempre visto así por todos, la libertad de
iniciarla, de finalizarla y de fijar los límites de dicha relación.

RELACIONES CONVENCIONALES:

Afortunadamente cada vez menos gente piensa que la mujer debe,
contra su voluntad, dejar de trabajar para hacerse cargo de sus obligaciones
familiares.

Afortunadamente cada vez hay menos gente que mira como a un
apestado al hombre o la mujer que decide poner fin a una historia de pareja
(divorcio... separación...) simplemente porque estima que es más conveniente
para él/ella.

Afortunadamente cada vez hay menos gente que cree estar en el
derecho de insistir una y otra vez ante la persona amada con independencia de
que ella desee o no ser requerida en amores (acoso sexual).

Afortunadamente cada vez hay menos gente que cree que la mujer
está obligada a mantener relaciones sexuales con su legítimo esposo, con
independencia de sus propios deseos (débito conyugal).


Pero, desgraciadamente, todavía hay gente que no piensa así. ¿Cuánta
responsabilidad tienen la concepción tradicional de la pareja, la institución
del matrimonio , y la ideología conservadora de índole religiosa en tales
violaciones a la libertad individual?. La buena cultura BDSM al delimitar con
precisión el "contrato de entrega" de la sumisa al Amo, al insistir
en el carácter consensuado, lúdico, y reversible de la relación, al delimitar
las fronteras de la misma, debería ser un buen antídoto trasgresor ante la
inmoralidad que supone la concepción tradicional de la pareja como forma de
dominación real , no mediante rolplaying, del otro a través del chantaje emocional,
cuando no de la coerción social.

1. El pacto de los limites:

Toda relación BDSM comienza por un pacto. La persona dominante y la sumisa
deben comunicarse muy detalladamente cuales son sus deseos, que cosas están
dispuestas a hacer y cuales no. Y ambas deben respetar dicho pacto. Esto no
significa que los límites sean una frontera fija e inamovible. En el curso de
la relación pueden ir modificándose paulatinamente.
Un Amo inteligente debe aprender a moldear progresivamente el deseo y la
conducta de su sumisa partiendo de su estado inicial original y avanzando hacia
sus propios deseos y expectativas. Como punto de partida de una relación BDSM
se puede utilizar un cuestionario en el que estén descritas las distintas
prácticas BDSM. Cada Amo tiene su test. Realizar dicho test con total
sinceridad por parte de ambos miembros de la pareja es un buen punto de partida
para establecer los límites iniciales de la relación y conocerse mejor. Pasado
cierto tiempo, si la relación se va consolidando, realizar de nuevo el test
puede descubrir hasta que punto los deseos se movieron...

SI ERES AMO: NUNCA trates de forzar ninguna práctica que tu sumisa no desee
realizar. En caso de duda, mejor abstente.

SI ERES SUMISA: Sé sincera con tu Amo. Se consciente de tus limitaciones. No
confundas el deseo con la realidad, los sueños con la vida real.

2. El contrato de esclavitud:

Desde que Sacher-Masoch iniciara su relación erótica con Fanny Pistor, la firma
de un contrato por el que la persona sumisa se entrega como esclavo/a a la
persona dominante ha pasado a ser un lugar común de las relaciones BDSM. La
redacción y firma del contrato de sumisión es un ritual ineludible de toda
pareja sadomasoquista que se precie.

Naturalmente hay que aclarar que dicho contrato no tiene validez legal alguna y
que nadie debe, basándose en dicho contrato, creerse en la posesión de ningún
derecho. Una relación BDSM, como cualquier otra, debe empezar y desarrollarse
como fruto del mutuo acuerdo y libre consentimiento y finalizar en cuanto uno
de los dos miembros lo desee. ¿Cuál es, por tanto, la utilidad del contrato de
entrega, sumisión y/o esclavitud?. La función fundamental es meramente lúdica o
simbólica. Las personas sumisas necesitan sentirse "propiedad" de sus
Amos, para entregarse plenamente y, aunque a nivel meramente simbólico, el
contrato puede servir a tal fin. Es decir, tendría la misma utilidad que la
alianza en un matrimonio convencional. En cualquier caso, el contrato puede
cumplir una misión adicional si se despoja de su estilo literario habitual (que
trata de imitar el léxico leguleyo) y se centra en una buena descripción de los
límites inicialmente pactados, de las señales o símbolos que indican una plena
disponibilidad de la persona sumisa (el llevar el collar, por ejemplo) etc...
Una sugerencia para los Amos: hacer que tu sumisa redacte un muy detallado
contrato en donde indique claramente los limites iniciales de la relación, y
hacerle saber que debe pensárselo muy detenidamente antes de redactarlo y
firmarlo. Que el incumplimiento del mismo supondrá una falta grave por su parte
y un motivo para finalizar la relación. Que tu, su Amo, te atendrás en todo
momento a lo pactado allí y que, de conseguir mejoras en su entrega, siempre
podrá añadir apéndices que modifiquen o amplíen su contrato inicial. Es decir,
usa el contrato para hacer reflexionar a tu sumisa acerca de la seriedad que
exige una relación BDSM. Juego, si, pero juego serio y con reglas.


FUENTE: http://tutorialbdsm.blogspot.com/2008/10/que-es-una-relacin-bdsm-consensuada.html