REFLEXIONES DE UNA SUMISA

19.04.2014 14:16

Cuando surgen problemas, todos nos quejamos de la
otra parte, no vemos que posiblemente nosotros también hayamos tenido culpa de
que algo haya salido mal. Muchos de estos disgustos, nos los podríamos haber
ahorrado si la comunicación hubiera sido fluida.

Cuando algo se rompe, es que se tensó demasiado,
entonces, ¿por qué arriesgarnos a que eso suceda? Cada vez que hay un problema
debería ser comentado a la otra parte, sea tanto por parte del Amo o por parte
de la sumisa. La sumisa también tiene derecho a hablar con su Amo y exponerle
los problemas que tiene, las cosas con las que no está de acuerdo, porque si
no, que tipo de relación sería esta? No sería consensuada en ningún modo, sería
autoritarista.

Toda relación BDSM está hecha para disfrutarla, no
para sufrir por sufrir, y eso muchas veces las sumisas lo olvidamos, ya que se
ve el sufrimiento como algo intrínseco en el rol, y muchas veces, se cede por
complacer al Amo. Eso no debería ser así, se trata de una relación
bidireccional, de intercambio de poder, no de ostentación del poder por parte
de uno, y de servilismo total por parte de la otra, sin beneficio alguno.

Pero.. ¿cómo detectar a tiempo que estamos
haciendo cosas que no nos agradan, que estamos viviendo situaciones que nos son
duras de entender, por el mero hecho de que le queremos complacer, y no
queremos perderle, si no hablamos con nuestro Dominante, ni este nos lo pone
fácil para que dialoguemos con él? A veces pensamos que entre sus poderes está
el de la adivinatoria. Hay algunos que sí se dan cuenta y simplemente pasan del
tema, porque no quieren implicarse, en mi parecer esos no serían Amos y hay que
dejar las cosas claras desde el principio. Y otros, que no lo ven, porque
posiblemente nosotras mismas disimulemos para no enojarle, pero a la larga, eso
aflora, y luego es más duro de solucionar.

Cuántas cosas evitables suceden! Todo se soluciona
sentándose tranquilamente, Amo y sumisa y exponiendo de forma relajada la
evolución de su relación. Eso debería hacerse regularmente, porque a veces
suceden cosas y no se perciben hasta que es demasiado tarde.

Se invierte mucho esfuerzo, tiempo, cariño en
subir una relación, en hacerla evolucionar, en hacerla "única", ya
que se ha trabajado en ella. Así que es una pena que todo caiga en saco roto,
por no haberse sentado algún día, y dialogar... Nunca es tarde, hasta que lo es
del todo...


 

Texto emanado de "Reflexiones de una sumisa" cris