REUNIONES DE ROL

17.04.2014 14:13

Reuniones de Rol.
            
En el pasado  las cenas de rol eran un concepto aplicado a esas
cosas maravillosas y extrañas que ocurrían en la escena D/s
europea,  envueltas en un halo de misterio y mitificación.


QUE ES  UNA CENA DE ROL.

Elementos básicos

DEBERES DE UN ANFITRION

El "Saber Estar"

Notas finales
           
     
Es posible que muchos de los integrantes de esta escena, incluso
ampliándola con la SM -y me refiero a los integrantes reales, no al
amplio gentío de l@s presunt@s - jamás haya asistido a una cena de
rol, y no sepan bien a que atenerse cuando se habla de una. Nada
extraordinario, teniendo en cuenta que en muchos lugares no ya una
cena de rol, sino reunirse simplemente media docena de personas
provenientes de la D/s a tomar café, es una hazaña difícil de
conseguir.

Sin embargo, ya hay zonas donde las cenas de rol se practican,
incluso con frecuencia: las Canarias, el Levante, el área vasco-
astur. Es paradójico que en  las ciudades que a priori mas se
debiera registrar ese fenómeno, como Madrid y Barcelona, sea
prácticamente desconocido, pero los motivos serian tema de otro
comentario, y doctos doctores tiene la iglesia SM de esas zonas para
que yo me atreva con ello.
Lo que intento con la presente aportación, es dar algunos impulsos
dialécticos al tema y servir de referente para quienes se hayan
preguntado al respecto, sin tener los conceptos claros. Osea: que es
y que no es una cena de rol, como se organizan y cuales suelen ser
los comportamientos, las expectativas y los problemas relacionados
con ese tipo de evento. Siempre, desde una iconoclastia absoluta y
militante, que parte de la base de que no hay reglas ni modos fijos,
y que lo que cualquier dominante decida, para su entorno, es
adecuado. Si un dom y su sum deciden que una cena de rol es reunirse
a tomar unas cañas con tapas en un bar del centro, eso es una cena
de rol. Pero en este escrito, se pretende usar denominaciones
genéricas, que puedan ser adoptadas por una parte importante de la
escena D/s como lenguaje común.

Recuerdo bien mi primera cena de rol, un pequeño lagar
asturiano, en medio de un frondoso paisaje,  al que asistí con mas
dudas que seguridades, aumentadas por el hecho de que ni siquiera
era yo el invitado, sino que asistía como "amo de-", es decir la
invitada era una sumisa mía, y yo por tanto, una especie de invitado
consorte, que no solo no sabia muy bien lo que era una cena de rol -
ni bien ni mal, puntualizo- sino que no conocía mas que por
referencias a algunas de las otras personas invitadas.  
       
Creo que hubiera deseado fervientemente poder leer algo
similar a este escrito, antes de ir. Especialmente porque no quise -
estupidez por mi parte- confesar mi ignorancia preguntando a mi
sumisa. Desde entonces, he asistido a bastantes, algunas de
imborrable recuerdo, otras mejor no recordarlas, e incluso he
organizado alguna que otra, que también compartieron ambas
calificaciones. .
 
Recientemente, he sido anfitrión de algunas, en la que el
desconocimiento de uno u otra asistente, puede haber producido
tensiones, unas veces con desarrollo lúdico, otras menos.
Desde esa perspectiva, enfoco esta aportación, con sentido
dialéctico y en absoluto doctrinario.
 
1-Que es y que no es una cena de rol.

Bien, en principio,  una cena de rol es cualquier cosa
que un Dominante quiera calificar así, sean cuales sean las reglas o la
ausencia de las mismas. Tras esta salvedad, podemos examinar lo que
se entiende por tal, en un amplio espectro de la D/s europea.

Es más fácil designar por exclusión, lo que NO se entiende como cena
de rol : si un grupo de amigos, doms y sums, frecuentemente parejas
de relación D/s, se reúnen a cenar en un establecimiento publico,
donde los doms eligen la cena, las sums permanecen en silencio salvo
petición de permiso, en determinada postura y con algún adorno
adicional (permiso para cigarrillos, para ir al servicio....), eso
es cualquier cosa, menos una cena de rol. Básicamente porque en
muchas relaciones, la observancia de determinadas reglas de
comportamiento, forma parte del uso diario y habitual, no es nada
extraordinario (la tan traída y llevada 24x7). Y también porque
faltaría un componente esencial de la cena de rol : la
inexistencia , al menos en lo exterior, de lazos unívocos,
exclusivos y EXCLUYENTES, que unan a DETERMINADO Dom con DETERMINADO
sum, durante la duración de la cena. También porque un espacio
publico, es tan poco útil en una cena de rol, como una estación de
metro en hora punta para una sesión formal.
       
Que es, pues una cena de rol. Hablemos de lo que la
diferencia de cualquier otro evento, a través de 10 puntos básicos.
Elementos básicos de un evento de rol:


1-PRIVACIDAD . Las cenas de rol se viven en ambientes
intimistas , en numerosas ocasiones en un chalet o villa privada, un
domicilio privado acondicionado, un local cerrado al publico (en las
menos ocasiones), etc.


2-INVITACION. Aunque la iniciativa puede partir de un
grupo, el anfitrión suele ser siempre uno solo ( o una, o una pareja dom-
sum) .Él -o ella- es quien corre con la amplia responsabilidad de la
reunión, según unas ciertas normas de "saber estar", no escritas
pero no por ello menos comúnmente aceptadas.


3-EXCLUSIVIDAD . Las invitaciones son de única y
absoluta responsabilidad del anfitrión : ningún invitado o invitada,
puede "pasar la voz" . Incluso el simple comentario a terceros de la
existencia de la cena, es considerado de mal gusto. La invitación a
un dom, es siempre sin restricciones de ningún tipo : este puede
traer a la cena a una o varias sumisas de su propiedad, comunicando
al anfitrión su numero, sin necesidad tan siquiera de dar el nombre.
Se considera que el invitado es autosuficiente en este aspecto -y en
todos los relacionados con la cena.


4-ELITISMO . Sin duda , las cena de rol son acontecimientos con

marcado carácter elitista, y a quien no le guste, que no mire.
Por la  propia naturaleza del evento, el anfitrión reconoce a través
de la invitación, que la persona invitada es alguien dotado de señas
de identidad muy especiales, con probado saber estar, de carácter
risueño y social, con capacidades de empatía, y que aporta siempre
algo a su entorno. No suelen estar, ni mucho menos, todos los que
son, pero los que están, suelen ser.


5-NUMERO Y "TIPO" de los asistentes:
Salvo casos de "fin de semana de rol", en lugares muy predefinidos

(como el Lagar  donde me estrené yo en estos eventos), el número

suele oscilar entre un mínimo de 6 y un máximo de 9-11 personas.

Una cena en la que solo asistan dos doms, y el resto sea sum, no

suele estar bien equilibrada, y debería ser considerada mas como

una sesión mixta con cena previa, o como una mera reunión social,

que como una cena de rol propiamente dicha. Lo ideal suele ser una

relación de 3-5.


6-RESTRICCIONES . Si el anfitrión lo estima conveniente,
puede establecer algún tipo de restricción -aunque no es habitual-
para las actividades que alguien desee desarrollar. Por regla
general, salvo que los invitados sean de un grupo seleccionado a
este fin, se estiman como improcedentes  las actividades extremas 
dentro de  los 3 grupos de sado "gore", escatología y zoofilia,
aunque incursiones someras en estas practicas, suelen ser admitidas.
Si un invitado duda, una discreta pregunta al anfitrión suele
allanar el camino. Por supuesto, siempre estamos hablando de
actividades que alguien, libremente, quisiera desarrollar.


7-SOCIALIZACIÓN  Las cena de rol siguen un sistema
complejo y complicado de definir en cuanto a la interrelación durante la
cena, de un dom con su propia sum o con otras sums, libres o con
propietario presente, así como  de las sums , en general, con los
doms presentes, muchisimo más complejo de explicar que de vivir, y
que se resume con el ya citado concepto : "saber estar". En términos
generales, y poco definitorios, eso sí, podríamos decir que es algo
así como una reunión con play background de tenistas
semiprofesionales, donde cada uno trae sus juegos de raqueta
preferidos -o ninguno- y donde un jugador se puede interesar por las
características de determinada raqueta, tomarla, sopesarla o incluso
hacer un breve peloteo, sin una petición excesivamente formal ,
verbal y rígida a su propietario, pero con un lenguaje de gestos y
sutiles aquiescencias, que garantiza en todo momento, dentro del
fair play, el respeto mutuo. Y en la que las raquetas, también
tienen formas y modos de interactuar y de marcar modos y estilos.
Como dije, muy complicado de definir, muy sencillo, lúdico y sensual
en la practica. De ahí, la necesidad de que los invitados, reúnan
ciertas características elitistas.


8-SEXO  El sexo siempre está presente en cualquier
reunión de mas de una persona proveniente de la D/s . Suele haber mas sexo -
implícito pero también explícito- en una "kedada", que en cualquier
local de intercambio abarrotado en viernes noche. Las relaciones de
sumisión y dominación, se enmarcan precisamente en una visión libre,
no dogmática ,cotidiana y humanista de la vida sexual. Pero una cena
de rol, indudablemente, tiene un mayor peso especifico de este
salobre componente . Aunque su dimensión real, dependerá de cantidad
de factores imprevisibles : el entorno, las tensiones que cada uno
aporta a la reunión, la interactuación entre los invitados, y un
sinfín de etcéteras, que proporcionan a una cena de rol uno de sus
elementos más característicos : la absoluta imprevesibilidad de su
desarrollo. Como en la vida real, diría alguno......
El ejemplo clásico es la piscina. Si la villa donde se celebra la
cena cuenta con una, existe la misma posibilidad de que se vea una
escena donde dos o tres doms toman tranquilamente un refresco
mientras un grupo de sumisas chapotean ruidosamente luciendo su piel
como único traje de baño, u otra donde una sumisa, en el agua, lame
los pies -u otras extremedidades- de quienes se sientan en el borde.


9-EL ANFITRION. Cierto es que el anfitrión -una especie
de "master" dentro de la aceptación de esa palabra en los juegos de
rol- puede y debe introducir factores que desencadenen una u otra
reacción, pero la decisión de cómo se van a retroalimentar esos
factores, depende exclusivamente de sus invitados, y el anfitrión
solo debe intervenir  si alguien viola severamente las normas
del "saber estar" . Por lo demás, se comportará como un invitado
mas, sin mayor ascendencia ni papel. Deberá velar por que la
atmósfera sea agradable, dar "señales" iniciaticas si esto no se
produjera de manera espontanea, y cuidar de que platos, vasos,
dependencias y "utillaje" estén siempre disponibles...y punto.


10-INDIVIDUALISMO. Las cenas de rol son
ejercicios de individualismo, como a muchos doms y sums les

gustaría poder actuar en su vida diaria, y que debido a una serie de trabas,
condicionantes y reglamentos sociales, ven mermado en mayor o menor
grado, dependiendo del nihilismo anarquista mas o menos desarrollado
en cada dom. Igualmente, permiten desarrollar deseos o inclinaciones
de sumisión, para las que el marco de una relación formal, monógama
o polígama, dentro de la D/s, suelen ser un vehículo inadecuado. En
muchos casos, puede tratarse también de elementos lúdicos, que el
invitado o invitada no desearía asumir en modo alguno de forma
permanente y en su vida diaria, pero que como variante acotada en el
tiempo, son muy satisfactorios. Es, en resumen, el motor que hay
tras todas las Fiestas de Invierno, carnavales, etc., que desde los
tiempos más remotos de la humanidad se han desarrollado : permitir
durante un breve tiempo ser "uno/a mismo/a" o ejercer de un modo
temporal un papel que despierta la sensualidad, la imaginación, la
fantasía de quien lo hace.   En una cena de rol, los invitados son
absolutamente autosuficientes : cada cual decide todo sobre si
mismo, desde lo que desea hacer o no hacer, hasta el momento de
retirarse, que nunca es , como en las cenas sociales, una misma
hora : algún invitado puede retirarse a las 4 de la madrugada, otros
pueden amanecer a las 9 de la mañana en la mesa, reconvertida en
mesa de desayunos.

        
2-Organizar una cena de rol.


El Anfitrión.
No hay dos cenas de rol iguales, ni tan siquiera aquellas convocadas
por un mismo anfitrión, en idéntico lugar, y con los mismos
invitados. Como cualquier juego de rol, los elementos dinámicos
inherentes al mismo hacen imposible una repetición -para bien o para
mal- de lo ya vivido anteriormente. Quizás aquí resida una de las

aportaciones más enriquecedoras de las cenas de rol a nuestra

vida diaria. Pero se supone que hay algunas reglas mas o menos

fijas, que es saludable considerar a la hora de convocar una cena de rol.
Lo que a continuación figura, son medidas y casos ideales: de ahí
para abajo, se pueden hacer cuantos recortes se deseen y permita la
garantía de una atmósfera cómoda y creativa. Un canapé de caviar con
Perignon, es bueno, pero anchoas y sidra pueden ser algo
extremadamente sabroso.
Lo primero es el lugar: idealmente, un chalet en el campo o
en una urbanización. Si es así, el anfitrión debe considerar todas
las eventualidades relacionadas con el transporte. Si alguien desea
retirarse de la cena, y no ha traído vehículo, el anfitrión debe
proporcionar uno: público (taxi) o privado (otro/a invitado que
voluntariamente se ofrezca, o el mismo anfitrión en todo caso). Si
un invitado no tiene medios para alcanzar el lugar, el anfitrión
resolverá el problema. 

Si es una vivienda, debe reunir alguna característica de
privacidad. No es lo más adecuado hacer una cena de rol para 10
personas en un piso de protección oficial de 70 m2 con paredes de 7
centímetros mal contados.
Deben existir al menos TRES dependencias claramente diferenciadas:
una, amplia y con servicio de mesa, para el desarrollo de la cena
propiamente dicha. Otra, dotada de algún tipo de atmósfera de
sesión, donde quienes lo deseen y por el tiempo que deseen, puedan
retirarse.
Y una tercera, donde alguien pueda evadirse a fumar un cigarrillo,
leer un libro de poemas o practicar el tantrismo. En la terminología
tipo "Roissy" suelen denominarse "Salón Principal"
"Salita de sumisas" "Salón de Juegos", pero se les puede llamar como

más guste o disguste.  Si la cena es servida por sums especialmente
dedicados -y vestidos- para ello, se debe prever una cuarta

dependencia de usos múltiples.
Llamarla si queréis "Mazmorra de esclavos/as". Es imprescindible,
para garantizar la libertad de decisión de cualquier dominante
presente, que exista un lugar donde se pueda retirar,
confortablemente,  si desea aislarse o no presenciar o participar en
algo concreto.
Nunca se debe invitar a personas incompatibles, y no se refiere a
incompatibilidad nacida del conocimiento mutuo, sino a cualquier
tipo de incompatibilidad que lastre el desarrollo de la cena,
incluso prever las que puedan afectar a personas que no se conozcan
entre si. Esa tarea, exige por parte del anfitrión un conocimiento
fluido de los invitados, sus fobias y sus filias. Tampoco es
aconsejable invitar por separado o conjuntamente, a una pareja dom-
sum que atraviese una  situación limite en su relación. Sin duda
alguna, trasladaran esto a la cena, porque además seria el lugar
ideal para exhibirse ante la otra parte de la pareja o justificarse
ante terceros.
Indudablemente, en el transcurso de una cena de rol pueden surgir
relaciones nuevas, que se mantengan posteriormente. Pero eso es
ajeno al evento, y podría surgir, por ejemplo, también en la cola
del pan.
Si la cena va a ser servida por esclavos/as, es prudente designar a
un sum como supervisor/a. No es muy recomendable que el anfitrión se
ocupe de este extremo, precisamente al comienzo de la cena donde mas
precisa suele ser su aportación activa.
El anfitrión debe asegurarse de tener disponible cuanto se precise:
desde generosas cantidades de viandas y bebidas (aparte de cualquier
tipo de licores o brebajes,  los vinos de buena bodega, cava o
champangne, son imprescindibles) hasta ropas de código,  por si un
dom desea vestir a su sum o una sum libre desea usar alguna prenda
especial, o si durante el desarrollo de la cena surge esa necesidad.
Por no mencionar una amplia y variada colección de artículos y
accesorios D/s y SM (Recordar que mucha gente se olvida de los
anillos en la boda: mejor tener una buena colección de collares
disponible)

Fantasía e imaginación: recursos inagotables que siempre surten
efecto, En una cena de rol a la que fui invitado en Oviedo, hace
tres años, la recepción en la puerta corría a cargo de una esclava
vestida de código extremo -muy extremo- que acompañaba a los Señores
a una salita, donde otra sumisa enmascarada (resultó ser luego la
pareja del anfitrión) descalzaba los pies de los invitados, les
efectuaba un relajante masaje húmedo, y les ofrecía luego la bebida
deseada en un cuenco especial, colgado de las pinzas con cadena que
oprimían sus pezones.
Las sumisas eran llevadas por la esclava-"recepcionista"a otra
salita, donde podían seleccionar un traje de código, si lo deseaban,
contando con la ayuda de una esclava-criada para ello. Luego la
esclava, previa consulta al propietario correspondiente, les
perfumaba el coño con lavanda, después de humedecerlo con su lengua,
y les servia tés o licores.
Fue una velada de comienzo lúdico y agradable.En otra ocasión, los
invitados fuimos recogidos por una limosina, conducida por una
silenciosa esclava en mono de cuero y gorra, mientras en el interior
del vehículo, un sumiso de etiqueta servia bebidas desde el mueble
bar de la limosina. En resumen: todo lo que sirva para crear la
atmósfera adecuada, es bienvenido.


3. El "saber estar".

No hay reglas fijas de comportamiento en una cena de rol
-como no las hay en toda relación D/s, pese a que se empeñen en ello los
lectores de manuales. Pero algunas normas de uso, suelen ser
mayoritariamente tenidas en cuenta. Para quien le sirva, traslado
las mas esenciales.
* Una sumisa libre o propiedad de un amo que no asista al evento,
estará bajo la protección (que no sumisión) del anfitrión,
protección que puede reclamar en cualquier momento. El anfitrión,
debería igualmente intervenir si lo considera preciso, de motu
propio.Igualmente, en ambos casos, la sumisa puede entregar su
collar, por el tiempo de la cena, a uno de los doms presentes(o a
otro sum-switch), eximiendo entonces al anfitrión de su
responsabilidad, pero pudiendo reclamarla mas tarde.( aunque eso
siempre se consideraría de mal tono. ).
* Igualmente de mal gusto, seria rechazar el ofrecimiento, aun
cuando el dom que lo recibe tenga a otra u otras sumisas, presentes
o ausentes.
 
* Un Dom puede ceder durante la cena un collar de su propiedad a
otro dom -incluso a una sumisa-switch - . No hay obligación de
aceptar el regalo, pero seria de mal tono no hacerlo. El propietario
puede reclamar su pertenencia en el transcurso del evento, sin
esperar el final, cosa que tampoco suele estar bien vista.
 
* Asimismo, un dom puede decidir  "socializar" un collar de su
propiedad, o ofrecérselo al anfitrión para que actúe como esclava de
la cena . Pero también una sumisa libre o una cuyo amo no esté
presente, puede hacer dicho ofrecimiento por si misma. El anfitrión
se responsabiliza en este ultimo caso, de conocer el permiso del amo
ausente, con las debidas garantías.
 
*  Una o varias de las sumisas presentes pueden encontrarse en algún
momento activo de su periodo. El amo o la misma sumisa, se lo
comunica discretamente, por lo general, al anfitrión, para que sea
tenido en cuenta. O no.
 
* Si hay un dom que asiste sin su sumisa, la/s sumisa/s de la casa
le suelen atender con especial dedicación.
  
El comportamiento de los doms presentes suele ser franco y
desprovisto de formalidades, pero en un marco de buen gusto -que no
descafeinado. Se puede perfectamente dirigirse a la esclava que
sirve el coñac para decir : "Señorita, es usted una zorra malcriada.
La copa no está caliente. Tenga la amabilidad de inclinarse sobre
aquel sofá y descubrir su inútil culo. Julio, serias tan amable de
ordenar a tu esclava que azote a esta estúpida?. Pero que evite que
se corra, no me gustaría premiar su indolencia con un orgasmo." y
hacerlo en un clima de buen tono.


Pero los asistentes pueden decidir que los dialogos sean
mas del tipo :

" Ese acto (palabra, gesto, etc.) no es propio de una buena sumisa.
Mereces un castigo . Pon las manos atrás, voy a inmovilizarlas antes
de los azotes". Incluso puede revestir la forma de simple exhibición
jugetona y lúdica.

* Si un Dom desea algún tipo de servicio de una sumisa cuyo
propietario se encuentra presente, suele bastar una ligera mirada de
soslayo y un leve asentimiento o gesto con la mano por parte del
propietario. El abuso de esta prerrogativa, la monopolización de una
propiedad, el rechazo de una petición, verbal o gestual, se suelen
considerar "out" (en claro : sin clase)

* Si eso incumbe a una sumisa libre o cuyo propietario no está
presente, ese papel -y solo en este caso- lo administra el
anfitrión, que en caso de duda suele ser más restrictivo que con sus
propiedades reales.

* Si una sumisa libre o con Amo ausente se siente incomodada ante
algo o alguien y el anfitrión no lo ha notado -cosa que debería
haber hecho- se lo hace saber discretamente.

* Un Dom puede poner restricciones, por cualquier motivo que él crea
conveniente, al uso de su propiedad, pero si estas son muy amplias,
suele estar cometiendo una falta de estilo.

*Puede haber sumisas que en su relación con su Amo -presente
o ausente- hayan establecido determinados límites.
Estos se trasladan automáticamente a la cena, salvo que en su
transcurso se renuncie libremente a ellos.

Sin embargo, no es muy aconsejable para amos y sumisas con muchos y
numerosos limites en su relación común, asistir a este tipo de
eventos, salvo que se trate de una especie de versión "soft" para no
iniciados.
 
*Las subastas. Es algo frecuente -aunque en modo alguno
"obligado"-en las cenas de rol, y pueden revestir multitud de formas : desde
un amo que decide administrar un castigo a una sumisa por una falta
y "subasta" el castigo, hasta la cesión durante un periodo de tiempo
definido de la sumisa a todos los efectos. En cuanto a la forma en
que se participa en la subasta, también difiere notablemente : desde
la dineraria - empleando luego la "recaudación" en un extra especial
para la cena o algo parecido- , hasta la que consiste en 
aportar "servicios".  Una sumisa libre -o por petición del amo
ausente, también puede ponerse en subasta, quedando el anfitrión al
frente de dicha subasta mientras dure.

Si un Dom decide retirarse a la Sala de Juegos con una o
varias sumisas, se entiende siempre que el acceso -y la
participación- de otras personas es libre. Solo la sala reservada
es "blanca", es decir, exenta de cualquier tipo de carga de rol. Si
alguien no desea convivir -no ya participar- con una situación
determinada, puede retirarse por el tiempo que desee a esa sala. La
participación sigue la figura de la cortesía
habitual: "Extraordinaria la flexibilidad de su esclava en esa
postura. Puede lamer al mismo tiempo?" "Convenzase usted mismo,
permita que ella le lama" "Bien, si, creo que voy a probarlo. Abre
mas la boca, putita" "Como puede ver y sentir, puede hacerlo
perfectamente" "Sin duda, es..muy...eficiente..."


Sin embargo, y pese al ejemplo anterior, una
cena de rol, NO TIENE que contener formas de sexo explícito, y

puede perfectamente desarrollarse de forma exclusiva, en escenas

de sumisión y sometimiento no explícitamente sexuales, o convivir

ambas formas.
Son los invitados y la atmósfera, quien decide el devenir de una
cena de rol.


4-Notas finales.
 
Aunque normalmente el anfitrión corre con todos los gastos, es
posible buscar formas alternativas: pagar a escote, o bien un dom
trae los vinos, otro los licores, un tercero una tarta especial para
postres.
 
Por muy placentero que sea el azotar a determinada sumisa, por las
razones que sea, no seria de buen gusto que los doms presentes
reservaran esa dedicación exclusivamente a ella. Podría volverse
orgullosa, y estropear su educación. Repartir con justeza, no es
mala actitud por parte de un dominantes, y las otras sumisas, de
seguro, también merecen algún correctivo.
 
En algunos casos, se usa un/a esclava/o como mesa  de copas, como
mantel humano de postres o canapés o incluso como copa humana,
especialmente relacionado con cava o champagne. En todos esos casos
un ambiente lúdico, desenfadado y de rol, no está reñido con el buen
gusto y el "saber estar". Si a  alguien no le apetece tomar con
una fina cucharilla de plata un poco del caviar que se encuentra entre

los labios de un coño, sobre la mesa, puede optar por probar las trufas

que bordean los pezones, o las guindas escarchadas del ombligo. Pero

por mucho que le guste, tampoco es necesario que use la cucharilla como

un ariete.
El caviar, no suele llegar hasta el útero. Y no es NADA conveniente
provocar un orgasmo a quien está como bandeja o mantel humano: puede
alterar seriamente la textura, sabor y colocación de las viandas..
 
El permiso para correrse, suele ser administrado por el Dom
que provoca la situación que origina el orgasmo, sea o no su
propietario, quien hace uso libremente de ese derecho y administra
también el correctivo en caso de falta. Sin embargo se considera de
buen gusto admitir alguna sugerencia del propietario habitual al
respecto. Hay sumisas que simplemente no están acostumbradas a
retrasar o manipular su orgasmo, porque su propietario no lo desea,
y se interpretaría como una falta de estilo denegar el permiso,
haciendo que la sumisa quedase en una situación desairada, al no
poder evitar correrse.      
El acentuar y maximizar los orgasmos sobre una sumisa,
hasta dejarla agotada y por tanto al margen del resto de la cena, no
es una acción muy aplaudida, salvo que sea deseo expreso de su
propietario( y ni aun entonces) Conviene recordar al respecto, que
lo que para algunas sumisas puede ser algo meramente sensual,
excitante, o incluso neutro o doloroso -como unos azotes- a otra
puede llevarle a situaciones de orgasmos continuados.
La interactuación de una sumisa -libre, con amo ausente, con Amo
presente- con el resto de sumisas y con otros Amos sigue las
intricadas, complejas y supersofisticadas formas que toda mujer
tiene al alcanze de su mano, por muchas normas de encorsetamiento
verbal que los componentes de la cena hayan decidido usar. Entre
ellas, lo común es dirigirse con el apelativo de "hermana", que en
estos casos no se refiere a las sumisas de un mismo amo, sino tiene
adopta  el carácter genérico que recibe el "sister" en la D/s
anglosajona. No necesito explicar las mil y una maneras que una
sumisa tiene, incluso en situaciones de rol absolutamente formal,
por mostrar su preferencia por un amo, una actividad concreta, o
ambas cosas a la vez. Ellas seguro que lo saben, y si algun "él" aun
lo ignora, no seré yo quien le rompa los esquemas. Pero un breve
ejemplo : un dominante se ha retirado a fumar una pipa de agua a
la "Sala de Juegos".  Una sumisa concreta no se sentiria mal, si
ese Amo, especificamente, acometiera, cuchilla y espuma en mano, un
afeitado del pubis sumiso. Procedimiento : la sumisa se dirige al
anfitrión "Señor, opina que alguien podria llevar una nueva copa al
amo XX?" "Bien, hazlo tu misma" "Como guste, Señor".
Copa en mano, prostación, etc y comentario : "Su copa, Señor.

El Amo YYY me envia para traersela, probablemente por estar

disgustado conmigo" "Y como es eso, perrita?" "Quizas haya

sabido que no estoy totalmente depilada, y por eso mi presencia

le incomode. Hubiera deseado estarlo para la cena, pero no me atreví

a hacerlo yo misma." "Entiendo. Muestrate, para que juzgue por mi mismo tu
supuesta falta." "Mmmm , en efecto. Pero podemos poner remedio a
eso. Alcanzame aquella caja de cuero que el anfitrión nos mostró
antes de la cena".

El resto, es historia.
El anfitrión nunca suele dar por concluida la cena, mientras uno
solo de los invitados continúe en las dependencias. Pero después de
un desayuno "post-cena", suele ser aconsejable ponerse de acuerdo al
menos en establecer un periodo de descanso ...o bien en seguir hasta
que los cuerpos aguanten.
Las drogas no suelen formar parte -en su aspecto mas duro- de las
cenas de rol, aunque casi siempre se ofrece a los invitados pipas de
agua con una mezcla de tabaco egipcio, miel y hachís o bien los
consabidos porros. La coca, suele aparecer discretamente. Que cada
uno actúe como mejor sepa y pueda, en estos asuntos. No la uso, pero
no me rasgo las vestiduras cuando la he visto usarse. Personalmente,
me levantaría de cualquier cena en la que apareciesen pastillas,
heroína o similar, pero no deseo extraer de esa conducta ninguna
generalización.  
Para terminar, la unica norma que SIEMPRE es de obligado
cunmplimiento : NUNCA ningun asistente a una cena de rol, revela
otro nombre que el del anfitrión, a terceros. Ni siquiera es
tolerable decir quien NO asistió. Si alguna vez se relata algun
pormenor de la cena, siempre será con carácter genérico, y sin citar
ningun nombre. La excepción, seria una sumisa que asistiera sin amo,
respecto a su propio amo. Este a su vez, una vez informado, está
sujeto a la misma estricta regla de confidencialidad.
No olvidemos que una cena de rol tiene mucho de reunión iniciatica,
de ritual secretista e intimo. Nadie que rompa esta norma, volveria
a ser invitado/a , y el anfitrión deberá preocuparse de que esa
conducta reprobable, sea conocida suficientemente.
 
IKARA

FUENTE: DESCONOCIDA.